Castilla y León cierra el año con 19.000 afiliados menos a la Seguridad Social que hace 5 años

04 Ene Castilla y León cierra el año con 19.000 afiliados menos a la Seguridad Social que hace 5 años

Castilla y León cierra el año con 178.186 personas desempleadas debido al descenso en el mes de diciembre, vía campaña navideña, de 2.378 parados; sin embargo esto no debe llevarnos a ningún tipo de triunfalismo puesto que la protección al desempleo es cada vez menor y siguen aumentando la temporalidad, la precariedad y la parcialidad involuntaria.

La evolución del desempleo sigue sin ser positiva desde principios de 2012, lo que se debe a la menor capacidad de Castilla y León en la generación de empleo. Esto se puede constatar en la evolución de los afiliados a la Seguridad Social, que pone de manifiesto que en 2016 nuestra Comunidad ha estado, nuevamente, entre las que menos empleo generan con una tasa del 1,84%, la más baja de España junto con Asturias, Galicia y Extremadura, frente a una media nacional del 3,12%.

En el mismo cuadro también queda registrada la baja relación existente, comparativamente con otras comunidades autónomas, ente la creación de empleo y el descenso del paro. A nivel provincial esto sucede con mayor intensidad en León, Zamora y Ávila (curiosamente las provincias que menos empleo han creado, lo que implica que es descenso se debe básicamente al descenso se activo, confirmado en las tres últimas EPA). Si a esto añadimos el hecho de que son también las provincias con tasas de paro más elevadas estamos ante el caldo de cultivo necesario para que se sigan incrementando las divergencias interprovinciales en nuestra Comunidad.

Pese a que el empleo está creciendo en toda España desde hace dos años, en Castilla y León todavía tenemos casi 19.000 afiliados menos a la Seguridad Social que en diciembre de 2011, cuando llegó Mariano Rajoy al Gobierno (cuadro 2 en el documento anexo).

Tampoco hay que olvidar que seguimos sin recuperar los niveles de empleo previos a la crisis y que hoy tenemos un volumen de empleo similar al que teníamos hace 12 años; sin embargo ese mismo nivel de empleo esconde una mayor precarización ya que el número de trabajadores con contrato indefinido a tiempo completo es hoy menor que hace 12 años mientras que son muchos más los trabajadores que actualmente están contratados a tiempo parcial y que de éstos, más de las mitad lo son con carácter temporal.

En cuanto a la cobertura por desempleo el descenso ha sido brutal en los últimos años, perdiéndose casi 20 puntos desde 2010 y siendo mayor el descenso en la prestación de carácter contributivo.

Por lo tanto, nada de triunfalismos ya que nos encontramos a la cola de España en la generación de empleo y el que se crea tiene un altísimo nivel de precariedad.

La Unión General de Trabajadores de Castilla y León exige que se tomen las medidas necesarias para frenar el deterioro del mercado de trabajo y apostar por el empleo de calidad.

Reclamamos una apuesta seria por los factores que permiten un crecimiento a medio y largo plazo en innovación, formación y conocimiento y que generan empleos de calidad, reduciendo las desigualdades y la pobreza.

Además es necesario garantizar la protección social, reponer los derechos de los trabajadores y trabajadoras y derogar en su totalidad la reforma laboral, que sólo ha conseguido degradar las condiciones laborales.

Es necesario reorientar las políticas económicas con medidas expansivas que impulsen la demanda, al tiempo que se cambia el enfoque hacia la redistribución de la renta.

Noticias Relacionadas

Share