La Ley de la Dependencia, reivindicaicón histórica de UGT, cumple diez años

29 Mar La Ley de la Dependencia, reivindicaicón histórica de UGT, cumple diez años

El Secretario General de UGT Castilla y León, Faustino Temprano, participó en la Jornada “Diez años atendiendo a la Dependencia en Castilla y León”.

La protección a la Dependencia ha sido una de las reivindicaciones sindicales de UGT, que fue pionera al recoger en sus resoluciones congresuales, 37 Congreso Confederal 1998, las necesidades sociales, tanto de los mayores como de aquellas personas que necesitan la ayuda de terceras personas para desarrollar las actividades de la vida diaria.

Temprano manifestó que, desde entonces, UGT demandaba el establecimiento de un sistema de protección social, más amplio que el de Seguridad Social, como el cuarto pilar básico de lo que conocemos como Estado de Bienestar que debía configurarse a través una res de servicios sociales públicos, plurales y de calidad, es decir un nuevo sistema de protección social universal.

Cuando llegó la Ley de Dependencia, hace diez años, lo hizo con rango de Ley orgánica como forma de garantía pública superior, dada la materia que regula. Estableció unos derechos universales de atención y reconoció, para las personas que no pueden valerse por si mismas, el derecho subjetivo a ser atendidas por los poderes públicos en igualdad de acceso en todos los territorios de nuestro país y bajo unas condiciones tanto de calidad como de suficiencia en función de las necesidades.

En cuanto al papel que han desempeñado los Sindicatos en la Ley de Dependencia en nuestra Comunidad, Temprano señaló que tanto su desarrollo como aplicación han tenido lugar den el marco del Diálogo Social bajo los preceptos del debate, el consenso y el acuerdo junto a la responsabilidad y el compromiso de todos los que formamos parte de él.

Nuestros deseos de proteger los derechos de las personas más vulnerables de nuestra sociedad ya se puso de manifiesto con anterioridad a la entrada en vigor de la Ley de Dependencia con la firma del Acuerdo de 2 de febrero de 2005 en materia de atención a las personas mayores y que fue el germen del modelo de Atención de la Dependencia en Castilla y León.

El máximo responsable de UGT en Castilla y León también realizó un balance sobre la implantación de la Ley, que desde 2010 ha venido sufriendo modificaciones que la han ido vaciando de las finalidades para las que vio la luz hasta llegar al Real Decreto Ley 20/2012 que supuso una “derogación encubierta de la Ley de Dependencia”, tal y como lo calificó la Asociación Estatal de Directoras y Gerentes en Servicios Sociales.

Se refirió a la ampliación del plazo para resolver las solicitudes o a la modificación del derecho de acceso a las prestaciones que pasó a generarse a partir de la resolución y no desde la solicitud, a la modificación del calendario a la supresión de la retroactividad.

A pesar de todas estas actuaciones, Temprano señaló que en nuestra Comunidad la situación de la aplicación de la Ley goza de buena salud, sin obviar que también existen deficiencias, destacando la especial resistencia a progresar en materia de Dependencia tras el impacto negativo del RDL 20/2012 y que tan negativa repercusión ha tenido tanto para los beneficiarios de la Ley como para el empleo en el sector.

Pese a todo, continuó, Castilla y León es la Comunidad con atención plena ya que la lista de espera está por debajo del 1%; sobre el total de población potencialmente dependiente somos la que más personas beneficiarias tenemos, en cuanto a la generación de empleos por millón de gasto público tenemos la más alta de España; el número de personas que están recibiendo prestaciones en relación con la población está muy por encima de la media nacional y además hemos incorporado al 95% de los dependientes de Grado I.

Faustino Temprano también destacó en su intervención que. gracias al último Acuerdo de Diálogo Social, firmado en marzo de 2017, en materia de atención a las personas en situación de Dependencia en Castilla y León, hemos conseguido una reducción progresiva de los tiempos en las tramitación de los expedientes así como la reducción del tiempo en el que se reconoce el derecho; avanzar en la garantía de la calidad de los servicios teniendo especial relevancia la ayuda a domicilio como servicio profesional así como la transformación de plazas residenciales de personas válidas en plazas de personas dependientes.

El Secretario General de UGT en Castilla y León terminó su intervención señalando cuáles son las preocupaciones del Sindicato y, por lo tanto, las líneas de trabajo para el futuro.

Por un lado, al deterioro de la calidad del empleo que la crisis está dejando en este sector, con contratos temporales, muy precarizados y caracterizado por sus duras condiciones salariales y laborales; sector en el que el 85% de los empleos son ocupados por mujeres, ante lo que llamó a la reflexión.

En segundo lugar puso el foco en que Castilla y León se encuentra 3 puntos por encima de la media nacional en cuanto a la atención a las personas dependientes vía servicios privados así como que somos una de las Comunidades Autónomas con uno de los copagos más altos.

Todo ello sin olvidar que las necesidades de atención y cuidado se multiplican en el caso de las personas mayores por lo que, debido al envejecimiento de nuestra población y su dispersión territorial, es necesario incrementar el gasto para poder ofrecer unos servicios plenos y en condiciones de igualdad en toda la Comunidad.

Noticias Relacionadas

Share