UGTCyL con el Día Mundial del Agua.”Agua para todos sin dejar a nadie atrás”

22 Mar UGTCyL con el Día Mundial del Agua.”Agua para todos sin dejar a nadie atrás”

Este 22 de marzo y con el tema “Agua para todos sin dejar a nadie atrás”, se trata de adaptar la promesa central de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible: todo el mundo debe beneficiarse del progreso del desarrollo sostenible.

Transcurrido un año desde que la Asamblea General de Naciones Unidas proclamara al período 2018-2028 como el “Decenio Internacional para la Acción: Agua para el Desarrollo Sostenible”, y pocos días después de que la propia ONU haya radiografiado los principales problemas ambientales del planeta a través del informe “Perspectivas del medio ambiente mundial” (GEO 6), el Día Mundial del Agua nos trae este año el tema “No dejar a nadie atrás”. Se trata de una adaptación de la promesa central de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible: todo el mundo debe beneficiarse del progreso del desarrollo sostenible.

Una de las metas del Objetivo 6 de Desarrollo Sostenible (ODS 6) consiste en garantizar la disponibilidad y la gestión sostenible del agua y el saneamiento para todos de aquí a 2030. Por definición, eso significa no dejar a nadie atrás.

No dejar a nadie atrás

Cuando hablamos de “agua potable” nos referimos al “servicio de abastecimiento de agua potable gestionado de manera segura”, es decir, agua a la que se puede acceder en las viviendas, cuando se necesita y que no está contaminada. Y cuando hablamos de no dejar a nadie atrás, nos referimos a esos millones de personas que viven todavía sin agua potable –en el hogar, la escuela, el lugar de trabajo, etc. –, y luchan por sobrevivir y prosperar. A menudo, se olvidan a algunos grupos de población: mujeres, niños, población rural, refugiados, pueblos indígenas, personas con discapacidad y muchos otros. O bien, se les discrimina cuando intentan conseguir y gestionar el agua potable que necesitan. Para no dejar a nadie atrás, debemos concentrar nuestros esfuerzos en incluir a las personas que han sido marginadas o ignoradas, escuchando sus voces, que deben ser tenidas en cuenta en los procesos de toma de decisiones. En los marcos normativos y jurídicos debería reconocerse el derecho de todos al agua, y debería proporcionarse financiación suficiente, de forma equitativa y efectiva, para los que más la necesitan.

En cuanto al acceso al agua potable, el informe “GEO 6” indica que, entre los años 2000 y 2015, 1.500 millones de personas obtuvieron acceso a servicios básicos de agua potable. Sin embargo, todavía tres de cada diez personas en el mundo no tienen acceso a agua potable segura y la escasez de este recurso irá aumentando en paralelo con el crecimiento de la demanda y la intensificación de los efectos del cambio climático. Además, según este informe, la calidad del agua ha empeorado significativamente desde 1990, debido a la contaminación orgánica y química ocasionada por, entre otros, agentes patógenos, fertilizantes, plaguicidas, sedimentos, metales pesados, desechos plásticos y microplásticos, contaminantes orgánicos persistentes y salinidad.

El agua y el saneamiento deben convertirse en derecho humano

Aunque la mayoría de los habitantes de Castilla y León disfruta de un muy buen acceso a agua potable de calidad ‒especialmente si se compara la situación con la de otras regiones del mundo‒, todavía queda mucho por hacer. Así, UGT Castilla y León demanda a las Administraciones ‒en función de sus competencias‒ que pongan los medios para garantizar que el agua y el saneamiento se conviertan en un derecho humano ‒tal y como fija Naciones Unidas y se establece en el marco de los ODS‒, desde el Estado español (que debería incluir en su Constitución el derecho al agua y al saneamiento), hasta las ordenanzas o reglamentos locales (que deberían definir y regular el derecho a un suministro básico de agua potable, que garantice las necesidades vitales de alimentación, higiene y salubridad). De igual manera, el derecho a un suministro básico de agua potable debe ser reconocido a las personas que se encuentran en situación de vulnerabilidad, favoreciendo la mitigación de la denominada “pobreza hídrica”, que debería convertirse en una prioridad en este sentido.

Zona “semidesértica con escasez de agua”

Por otro lado, UGT Castilla y León recuerda que los efectos combinados de la actividad humana y del cambio climático hacen que toda la región mediterránea de la UE se clasifique actualmente como “semidesértica con escasez de agua”, y Castilla y León no está al margen de este escenario, ya que son numerosas las localidades con problemas de suministro de agua, bien por episodios de sequía o por contaminación de sus aguas, fundamentalmente por nitratos.

La propia Memoria de los “Documentos Iniciales” correspondientes al tercer ciclo (2022-2027) de planificación hidrológica de la cuenca del Duero (puesta a exposición pública desde la Confederación Hidrográfica), advierte de que este tipo de contaminación supone una presión significativa para un 56% de las masas superficiales y un 47% de las subterráneas.

De hecho, el “Informe de seguimiento de la contaminación de las aguas por nitratos de origen agrícola y ganadero” realizado por la Junta de Castilla y León en 2016, designa como zonas vulnerables por nitratos a 716 municipios ‒unos 25.550 km2 de superficie, casi una cuarta parte de la superficie de nuestra Comunidad Autónoma‒, lo que multiplica por diez la superficie que figura en el Decreto 40/2009 por el que se designan las zonas vulnerables a la contaminación de las aguas por nitratos procedentes de fuentes de origen agrícola y ganadero, todavía en vigor. Incluso, el más reciente informe de seguimiento de 2017, advierte de que tanto la designación de zonas vulnerables como el desarrollo de planes de acción son “tremendamente necesarios e inmediatos”.

Ningún castellano y leonés atrás

Lo cierto es que la situación debe revertirse cuanto antes, por lo que UGT Castilla y León insta a la actualización y aprobación urgente de este Decreto, y a que incluya medidas que favorezcan el mandato de la Directiva Marco del Agua para los cursos fluviales y las aguas subterráneas afectadas, que garanticen su buena calidad y, por tanto, el acceso a su disponibilidad en condiciones seguras, procurando la compatibilidad de la actividad agraria con la protección del medio natural del que dependen.

No debemos dejar a ningún castellano y leonés atrás.

Noticias Relacionadas

Share