Avanzar en protección social, la apuesta de @UGTCyL contra la pobreza

31 Oct Avanzar en protección social, la apuesta de @UGTCyL contra la pobreza

Avanzar en protección social, la apuesta de @UGTCyL contra la pobreza

Henar Sastre/El Norte de Castilla. Para hacer frente a esta realidad desde UGTCyL apostamos por mecanismos permanentes de protección social

La mejora de la situación de pobreza en Castilla y León sigue sin alcanzar las previsiones esperadas a pesar de la significativa recuperación tan proclamada por el actual gobierno de España. Los datos dejan ver una cierta moderación en el avance de la pobreza en Castilla y León. Sin embargo el ritmo decreciente es mucho menor que el registrado en el conjunto de España. La mejoría de la situación económica no hace prever una tendencia de retorno a los niveles anteriores a la crisis. Lo que indican es el continuo afianzamiento de una bolsa de pobreza demasiado nutrida y muy resistente.

Trabajadores con empleo, los nuevos pobres

UGTCyL ya hablaba en 2011 de los nuevos pobres que ya entonces empezaban a demandar la cobertura de las necesidades básicas de subsistencia. Lo hacían como recién llegados al consumo de Servicios Sociales de protección frente a la pobreza y la necesidad.

Las características del actual Mercado de Trabajo explican y constatan que tener empleo no es garantía frente a la pobreza. Esta transformación profunda del Mercado de Trabajo se ha convertido en un elemento estructural de nuestra sociedad. Su secuela es la creación y mantenimiento de bolsas de pobreza irrecuperable. Secuela que condena a las generaciones futuras más jóvenes a la desigualdad, la exclusión y la mala calidad de vida.

Pérdida de renta que no se corrige

La continua pérdida de renta de los castellano y leoneses SIGUE SIN CORREGIRSE pese la sensible recuperación del último año.

La renta media anual de los castellano y leoneses (25.255 €) sigue siendo más baja que en el conjunto nacional (26.730 €) según la última Encuesta sobre Condiciones de Vida (ECV). Un diferencial que aun decreciendo, se mantiene en torno a los 1.500 €. Esto muestra la imposibilidad de Castilla y León para converger con el conjunto de España. Y ello a pesar de que el incremento de la renta media en la Comunidad es mayor.

Pensiones más bajas y que no se revalorizan al ritmo del IPC. Sueldos más bajos que no repuntan. Mayor precariedad, menor cobertura social, descenso progresivo de personas activas. La emigración de activos jóvenes, trabajadores cuyos empleos no garantizan la cobertura de las necesidades básicas. Todos estos factores explican lo menores ingresos y mayores dificultades para llegar a fin de mes. Explican el proceso de empobrecimiento paulatino de los castellano y leoneses. Proceso que hace crecer bolsas de pobreza más resistente, menos ligadas a la coyuntura económica, más nutridas y míseras.

Las tasas de pobreza no retroceden

La Tasa de riesgo de pobreza y exclusión social de la última ECV sigue sin retroceder. A pesar de la mejora macroeconómica se manteniendo en el 23,2% de la población castellano y leonesa.

En cuanto al indicador de la intensidad de trabajo, nuestra Comunidad registra peores datos que el conjunto de España. El porcentaje de personas que viven en hogares con baja intensidad de trabajo se ha corregido en el último año hasta situarse en el 14,2%. Sin embargo con este último dato seguimos muy lejos de aquel 8,2€ de 2011, año en el que el diferencial con España registraba más de 7 puntos porcentuales.

Las modalidades cada vez más frecuentes de nuestro mercado laboral son:

  • Sobredimensión de los contratos temporales.
  • A tiempo parcial, que duran horas o días.
  • Con rotaciones de trabajadores hasta límites insospechados.

Esta triple precariedad está incrementando tanto la dualidad entre trabajadores, intensificando la desigualdad, como los sueldos míseros. La expresión de “trabajador pobre” se convierte año tras año en algo más que una expresión. Pasa a ser una realidad que se cronifica y se extiende significativamente entre la población y los hogares españoles. Y de forma más intensa y rápida entre los castellano y leoneses.

Menos protección social, más empobrecimiento

El empobrecimiento continuo tiene otro elemento cómplice importante que viene a sumarse al conjunto de factores que lo alimentan. Se trata del descenso de la cobertura de los instrumentos de protección social:

  • Sigue creciendo el número de parados/as de la región que no reciben ningún tipo de prestación. Son más de la mitad (un 53,7% del total), uno de los porcentajes más altos por Comunidad Autónoma.
  • El 54% de los que cobran prestación son perceptores de subsidio, renta activa de inserción o programa de activación. Esto implica que la cuantía de la prestación media es cada vez menor.
  • El paro de muy larga duración, más de dos años, alcanza en esta región a dos de cada tres parados.

El aumento del desempleo es un factor muy sustancial para explicar esta evolución tan negativa de los indicadores de pobreza. Pero ya no es suficiente. La tasa de riesgo de pobreza de las personas ocupadas ha aumentado en Castilla y León tres puntos porcentuales. Ha pasado del 14,8% de la ECV 2013, al 17,6.

Políticas de abordaje ineficaces

En definitiva, estamos asistiendo a un afianzamiento de los procesos de empobrecimiento y desigualdad de la población. Originados en la crisis y ampliados y cronificados por las medidas políticas y económicas puestas en marcha para su abordaje.

Es importante recordar que las políticas públicas tienen un gran potencial para promover la equidad y mejorar el bienestar de los hogares más pobres. Y lo tienen no solo en las etapas expansivas sino también para sostener sus rentas en los ciclos recesivos. Ahora podemos pronosticar que esos ciclos expansivos no van a propiciar cambios significativos en los indicadores de pobreza, exclusión y desigualdad.

Esta situación ya la estamos experimentando tanto en España como en Castilla y León. Lo cierto es que la proclamada recuperación macro-económica no esta impactando en la economía real. No se aprecia una repercusión significativa ni en el empleo, ni en las cuentas públicas inversoras en los Sistemas de Servicios Públicos. Especialmente los de protección social, que garanticen presupuestos suficientes para cubrir las necesidades de financiación de los mismos.

Ello viene a corroborar que la pobreza entra en un circulo vicioso de no recuperación. Se desliga de los ciclos económicos y adquiere naturaleza estructural. En Castilla y León existe una intensidad y aceleración mayores del proceso debido a tres hechos incuestionables:

  • La menor capacidad de empleo.
  • La destrucción de la calidad y estabilidad del que existe.
  • La mala calidad del que se crea.

 

Avanzar en protección social, la apuesta de @UGTCyL

Para hacer frente a esta realidad desde UGTCyL apostamos por mecanismos permanentes de protección social, de amplia cobertura y bien dotados económicamente. Es necesario avanzar en los mecanismos de que ya disponemos y la medidas comprometidas en acuerdos recientes del Diálogo Social. Hay que reforzar su cobertura, ampliar y diversificar la atención a las necesidades, flexibilizar el acceso. En definitiva dimensionar la Red de Protección nacida en el marco del Diálogo Social.

Extracto informe elaborado desde la Secretaría de Política Social de UGT Castilla y León sobre la situación de la pobreza en Castilla y León

Evolución de los Presupuestos de la Seguridad Social

Noticias Relacionadas

Share