Brecha salarial CyL. Las mujeres cobran 6.000 euros menos al año que los hombres

27 Feb Brecha salarial CyL. Las mujeres cobran 6.000 euros menos al año que los hombres

La brecha salarial sigue aumentando en Castilla y León

El pasado 22 de febrero celebramos el Día de la Igualdad Salarial. Diez años en los que UGT analiza y valora los datos sobre retribuciones de mujeres y hombres que proporciona el INE. Para nosotros es necesario que el Gobierno apruebe una Ley de Igualdad Salarial para combatir la brecha salarial por género.

Salario por hora y salario medio anual

Según la última Encuesta de Estructura Salarial anual (EES), de 2016, las mujeres de Castilla y León cobran un 15,1% menos que los hombres, en el salario/hora. Este dato nos coloca casi 1 punto por encima de la media estatal que es del 14,2%.
Tomando como referencia la ganancia media anual, la diferencia se sitúa en Castilla y León en un 23,6% en 2016. Es decir, en 2016 las trabajadoras de nuestra Comunidad percibieron de media casi 6.000 euros menos que los trabajadores.

Brecha salarial en aumento

La brecha salarial por género afecta a 382.400 asalariadas en nuestra Comunidad. Se ha incrementado en 1,2 puntos respecto al año anterior, y es la más elevada de los últimos 3 años.
La diferencia en los salarios de mujeres y hombres era del 12,6% en 2008, pasando al 15,1% en 2016. Se aproximó al alcanzado en 2013, que fue del 15,7% en el salario/hora, punto álgido de la crisis económica.

Por sectores de actividad

La brecha salarial, según la última EES anual, es algo mayor en el sector servicios, 15% en el salario/hora. Mientras que en el sector de la industria dicho porcentaje es del 14,6%. En el salario medio anual, la brecha es de un 22,89% en servicios y de un 16,45% en industria.

Además es necesario destacar que varios de estos sectores superan el 30% de diferencia salarial entre mujeres y hombres. Sector de actividades administrativas y servicios auxiliares (32,61%) y el de Actividades Profesionales, Científicas y Técnicas (32,23 %).

Estos datos indican que tener una carrera universitaria no evita que las mujeres estén menos reconocidas que los hombres universitarios. Así, las actividades profesionales, científicas y técnicas son, por sectores, la tercera brecha salarial más alta entre mujeres y hombres.

También en las actividades sanitarias y de servicios sociales, 78% son mujeres, la brecha salarial ha aumentado en el 2016.

Modalidad de contratación

La diferencia salarial entre trabajadoras y trabajadores es considerablemente mayor en los contratos indefinidos. El 16,8% en el salario/hora y del 25,5% en el salario medio anual.
Esta diferencia es mucho menor en la contratación temporal. El 4,1% salario/hora y de 6,6% en ganancia media anual.
Es decir, las mujeres que acceden a un contrato indefinido están penalizadas con una brecha salarial superior a la existente en la contratación temporal.

Por edad

Los datos reflejan que la brecha aumenta con la edad. La franja donde se observan mayores diferencias retributivas en CyL es entre 34 a 44 años (25,6% en 2016).
El número de mujeres que permanece en el mercado de trabajo después de los 65 años es mayor que el de hombres. Lo hacen para completar el periodo mínimo de cotización para acceder a la jubilación y soportan una brecha salarial del 48,53%. La diferencia en euros es de más de 14.000 euros.
Estas diferencias retributivas suponen una discriminación salarial. Están determinadas, principalmente, por la concentración de las mujeres en los sectores peor retribuidos y en las categorías profesionales peor remuneradas.

Consecuencias de la discriminación salarial

Entre las consecuencias provocadas por esta situación de discriminación salarial se encuentran:

  • Una menor protección social para las mujeres.
  • Más dificultades en el acceso a las prestaciones de seguridad social.

Estas últimas engloban a las que tienen un carácter más inmediato, como la cobertura por desempleo o incapacidad temporal y las generadas a más largo plazo, como la jubilación o la incapacidad permanente.

Los bajos salarios y una menor protección social redundan en un mayor empobrecimiento de las trabajadoras. La feminización de la pobreza es un fenómeno en aumento al no participar en la misma medida, mujeres y hombres, del reparto de la riqueza y por tanto del bienestar. En España se calcula que dos de cada diez mujeres con empleo y asalariadas son pobres.

Ley de Igualdad Salarial

Para el sindicato es absolutamente necesario que el Gobierno apruebe una Ley de Igualdad Salarial. Debe activar todos los mecanismos para hacer cumplir la Constitución Española, artículos 9 y 14, en los que se habla de la igualdad salarial entre hombres y mujeres. Asimismo, es fundamental cumplir con las recomendaciones de la Comisión Europea en esta materia.

Negociación Colectiva y Planes de Igualdad, herramientas fundamentales

UGT CyL mantiene, en el plano laboral, que el logro de la igualdad efectiva entre hombres y mujeres tiene que ser un objetivo prioritario. Y, en consecuencia,  debe tenerse en cuenta en la negociación de los convenios colectivos. Pero para ello necesitamos recuperar el papel de la Negociación Colectiva e implementar los Planes de Igualdad en las empresas.

Defendemos la vinculación de los Planes de Igualdad a los Convenios Colectivos de referencia porque éstos son Negociación Colectiva. Necesitamos una clase empresarial comprometida, que no mire hacia otro lado para acordar medidas favorables a la igualdad.

Avanzar en el desarrollo de la Ley de Igualdad y reforzar el papel de la Inspección de Trabajo

Es cierto que la Ley de Igualdad fue pionera y es un marco de referencia importantísimo, pero hay que avanzar en su desarrollo reglamentario. En especial es necesario establecer la obligatoriedad de acuerdo entre la empresa y la representación de los/as trabajadores/as a la hora de aprobar los Planes de Igualdad. Asimismo, no debería restringirse la obligación legal de negociar planes de igualdad a las empresas de más de 250 trabajadores. Dicho límite tendría que rebajarse a empresas con un menor número de plantilla, más adecuado a la realidad del tejido empresarial que tenemos en Castilla y León, Pymes con plantillas inferiores a los 250 trabajadores y trabajadoras.

Del total de empresas de nuestra Comunidad Autónoma en 2016: 68.778 empresas, tan sólo 219 eran de más de 250 trabajadores/as, es decir el 0,3% del total, según datos del Ministerio de trabajo, Migraciones y Seguridad Social.

Finalmente es necesario establecer legalmente la obligación de registro de todos los planes de igualdad y el refuerzo de las medidas de control y sanción por parte de la Inspección de Trabajo.