Castilla y León pierde población y gana precariedad

28 Jul Castilla y León pierde población y gana precariedad

Los datos de la EPA correspondientes al segundo trimestre del año, publicados en el día de hoy, muestran que la recuperación del empleo viene de la mano de actividades estacionales que demandan un empleo temporal, de escasa calidad y bajas remuneraciones. Las políticas del Gobierno en materia de empleo, basadas en su reforma laboral, está consolidando la desigualdad y la pobreza en nuestro país, y cimentan una recuperación basada de nuevo en actividades de escaso valor añadido. Para UGT, resulta imprescindible que los Presupuestos Generales del Estado (PGE) para 2017 apuesten por un cambio de política económica y por la recuperación del empleo a corto y medio plazo, a través de un plan de choque por el empleo que cree empleo de calidad y con derechos y aumente los salarios.

Según la Encuesta de Población Activa (EPA) en el segundo trimestre de 2016 se reflejan 27.900 personas empleadas más en Castilla y León que en el primer trimestre del año (un 2,99%), hasta alcanzar 960.700 personas ocupadas.

Por su parte, el desempleo también disminuye en 22.900 personas (un 10,93%), situándose el número total de desempleados en 186.500.
En cómputo interanual las cifras muestran tanto el aumento del empleo (de 21.400 personas, un 2,2%), como la reducción del paro (26.700 personas menos en desempleo, un 12,5%).

Sin embargo Castilla y León es la Comunidad Autónoma que más población pierde tanto al comparar los datos con el primer trimestre de 2016 (2.800 personas menos) como en datos interanuales (19.700 personas menos).

En cuanto al porcentaje de asalariados con contrato indefinido hemos perdido 2,5 puntos porcentuales en beneficio de la temporal en el último año y 2 puntos en relación al trimestre anterior.

En definitiva, Castilla y León pierde población, el empleo que se crea tiene un carácter claramente estacional y precario, con aumento de la temporalidad. En cuanto a la parcialidad involuntaria se consolida como un elemento estructural más de nuestro mercado de trabajo.

Con todos los datos anteriores, se puede afirmar que la recuperación del mercado de trabajo español es poco sólida. UGT advierte de los peligros que entraña este modelo de crecimiento ya conocido. Parece que se van consolidando las bases de lo que puede ser una recuperación económica construida sobre los mismos pilares que en la etapa expansiva anterior; es decir, con actividades de escaso valor añadido y tecnológico, y un empleo temporal, menos cualificado y de peor calidad.

Por todo ello, UGTCyL considera imprescindible un cambio de política económica y una apuesta por los factores que permiten a una economía crecer a medio y largo plazo, en industria, innovación y conocimiento, logrando aumentos de productividad y competitividad, lejos de las incertidumbres del entorno.

Por otra parte, desde UGTCyL consideramos que las políticas de empleo deben enfocarse a la reducción del desempleo de larga duración, a través de un plan de choque por el empleo que se base en la protección a las personas y las políticas activas desde lo público, en la creación de empleo de calidad y con derechos, y en la mejora de los salarios de la población. Todo ello es necesario para encarar una recuperación sostenible, consiguiendo la disminución de los niveles de desigualdad y pobreza.

Noticias Relacionadas