Datos austeros y estacionales en Castilla y León

24 Jul Datos austeros y estacionales en Castilla y León

Según la Encuesta de Población Activa (EPA), el número de parados en Castilla y León ha descendido en el segundo trimestre de 2014 en 10.800 personas lo que eleva la cifra hasta los 246.600. Si bien en cómputo anual en la Comunidad se han registrado 3.300 parados menos en el último año, lo que supone un descenso de 6 puntos por debajo de la media nacional. También se ha reducido el número de activos en 6.100 y en el segmento de “población de 16 años y más” en 20.200 habitantes menos y el de ocupados en 2.900. UGT Castilla y León considera que las políticas del Gobierno no están logrando crear un empleo de calidad, sin embargo sí están consiguiendo empeorar la calidad de las condiciones de trabajo, por lo que todavía estamos lejos de una recuperación que nos permita crecimientos sostenibles de la actividad a medio y largo plazo. Reclamamos planes específicos con recursos excepcionales para impulsar la contratación de colectivos en peores condiciones, combinando, desde el ámbito público acciones de empleo y formación.

Los datos EPA del segundo trimestre de 2014 en Castilla y León en valores interanuales, indican que tenemos 3.300 parados menos que en el mismo trimestre del año pasado, ritmo al que necesitaríamos 75 años para terminar con el desempleo en nuestra Comunidad, sin embargo también hemos perdido 20.200 habitantes en el segmento de población de 16 años y más, tenemos 6.100 activos menos, 2.900 ocupados menos que hace un año.

Para UGT Castilla y León es evidente que con la austeridad de estos datos unida claramente a la estacionalidad y temporalidad no se puede decir que hayamos emprendido la senda correcta de la recuperación. No hay cabida para la euforia.

Las políticas llevadas a cabo por el Gobierno se están mostrando ineficaces para la creación de un empleo de calidad; en cambio están logrando empeorar las condiciones de trabajo del conjunto de los empleados, disminuyendo la estabilidad en el empleo y reduciendo su calidad. Al mismo tiempo se han extendido entre las personas en paro, especialmente en el grupo de mayores de 55 años, unas condiciones de precariedad y de difícil regreso a la vida laboral.

Para UGT el gran reto de las políticas laborales y de empleo es que deben abarcar todas las situaciones que se están produciendo actualmente en el mercado de trabajo.

Proponemos un plan de recuperación del empleo, con planes de choque específicos que incorporen recursos excepcionales para, mediante formación y empleo, impulsar el acceso a la contratación, especialmente de los colectivos en peores condiciones. Y demandamos que la puesta en marcha de estos planes de empleo sea desde el ámbito público, combinando acciones de empleo y formación.

No se trata solo de bonificar o subvencionar contratos sino ajustar empleo y formación, con prestaciones, siempre con el fin de mejorar la empleabilidad de las personas.

Noticias Relacionadas