Dependencia. El Estado asumirá las cotizaciones sociales de las personas cuidadoras no profesionales

09 May Dependencia. El Estado asumirá las cotizaciones sociales de las personas cuidadoras no profesionales

UGT Castilla y León valora positivamente el retorno a la situación previa a la entrada en vigor del fatídico Decreto Ley 20/2012 del gobierno del PP, en cuanto a la financiación de las cotizaciones a la Seguridad Social de las personas cuidadoras de dependientes. Los serios y profundos recortes que Rajoy aplicó al desarrollo de la Ley de Atención a la Dependencia, se han traducido en la imposibilidad de su aplicación en la mayoría de las CCAA y por tanto en la vulneración de derechos de atención y cuidado que la Ley 39/2006, de 14 de diciembre, protege y garantiza.

La Administración pagará las cotizaciones sociales

Desde el pasado 1 de abril, las personas cuidadoras no profesionales de personas dependientes pueden suscribir un convenio especial con la Seguridad Social sin tener que pagar ellos las cotizaciones, como venía ocurriendo desde 2013. Se da así cumplimiento al Real Decreto-ley 6/2019 de 1 de marzo, de medidas urgentes para garantía de la igualdad de trato y de oportunidades entre mujeres y hombres en el empleo y la ocupación, recuperando así, en su integridad, el convenio especial ya previsto en el Real Decreto 615/2007 por el que se regula la Seguridad Social de los cuidadores de las personas en situación de dependencia.

A partir de ahora, las cotizaciones sociales de estos convenios, incluidos los que ya estaban en vigor, vuelven a correr a cargo de la Administración General del Estado y no generan coste alguno a la persona cuidadora no profesional. Fue el Decreto 20/2012 del gobierno de Rajoy el que modificó la naturaleza de este convenio, de forma que desde el 1 de enero de 2013 ha sido la persona cuidadora la que ha tenido que hacerse cargo en exclusividad de sus cotizaciones si quería seguir manteniendo su relación con la Seguridad Social. La principal ventaja -que afecta mayoritariamente a mujeres- es que los años dedicados al cuidado de la persona dependiente se integran en su vida laboral y contribuyen a generar derecho a prestaciones como la de jubilación o la de incapacidad permanente.

Antes y después del decretazo de Rajoy

Antes de la entrada en vigor del Decreto de Mariano Rajoy, más de 170.000 personas cuidadoras no profesionales en España estaban dadas de alta, 9.390 de estas personas cuidadoras eran castellano y leonesas (8.825 mujeres, 565 hombres). A finales de 2012 los registros se desplomaron en Castilla y León hasta los 1.477 cotizantes (170 hombres, 1.307 mujeres), el sistema perdió 7.913 cotizantes en solo unos meses, en Castilla y León.

El impacto del Decreto Ley por el cual el Estado pasa a asumir el pago de las cuotas ha sido inmediato: El número de personas cuidadoras no profesionales dadas de alta en la Seguridad Social se ha duplicado desde su entrada en vigor 1 de abril. Al acabar marzo, 637 personas estaban dadas de alta en Castilla y León, el último dato disponible registra un aumento de en torno a 1.000 cotizantes, en poco más de un mes (Tesorería de la Seguridad Social).

Se revierten los recortes

En Castilla y León, más de 25.000 personas dependientes perciben la Prestación Económica de Cuidados en el Entorno Familiar (PECEF), según el último dato disponible a marzo de 2019. Este dato supone en torno al 19% del total de prestaciones y servicios del SAAD de Castilla y León, frente al 30% del conjunto nacional.

Aplaudimos desde UGT Castilla y León este tipo de medidas que, como el Real Decreto-ley 6/2019 de 1 de marzo, revierten la política de recortes del anterior Gobierno, en este caso en materia del derecho a la atención y cuidado en situación de dependencia, que alcanzan y benefician a miles de personas dependientes, especialmente menores, y sus familias cuidadoras -mujeres en un 90% de ellas-, que ven interrumpidas sus vidas laborales ante la imposibilidad de poder compatibilizar ambos espacios.

Hay que avanzar en la profesionalización

A pesar de que las PECEF son prestaciones económicas excepcionales, tal como recoge la propia LEY 39/2006, de 14 de diciembre, de Promoción de la Autonomía Personal y Atención a las personas en situación de dependencia, muchas familias, mujeres prioritariamente, se ven obligadas a optar por esta prestación ante una necesidad de cuidado intensivo y permanente. Desde UGT Castilla y León insistimos en la necesidad de seguir avanzando en un modelo de Dependencia fundamentado en la profesionalización, basado en servicios públicos. A pesar de que el SAAD de Castilla y León sigue obteniendo las mejores puntuaciones de España en cuanto a gestión y cobertura, así como en generación de empleo, según el Observatorio de la Dependencia, para UGT queda aún mucho por avanzar y mejorar.

Es necesario seguir aumentado las intensidades de atención y diversificación de servicios, en la compatibilidad de los mismos, así como en moderación de los copagos (de los más altos del conjunto de España), para que las mujeres cuidadoras no tengan que seguir sacrificando sus carreras profesionales y proyectos vitales. En esta línea se firmó el último Acuerdo de Diálogo Social de 15 de febrero de 2018 y en esta línea proponemos seguir trabajando al próximo gobierno de la Junta de Castilla y León.

Noticias Relacionadas