Día Internacional de los Derechos Humanos

10 Dic Día Internacional de los Derechos Humanos

Desde UGT Castilla y León, en la celebración de este día Internacional de los Derechos Humanos, insta a los Gobiernos a garantizar su cumplimento en nuestros ámbitos territoriales y a exigirlos en el resto del mundo, a través de un compromiso explícito y real por retornar a la senda de la Igualdad, la Justicia Social, el trabajo digno y con garantías y el Estado de Bienestar.

Los Derechos Humanos aún lejos de ser una realidad

Han pasado 70 años desde la Declaración Universal de los Derechos Humanos adoptada en 1948 y el respeto por los derechos contemplados en ella dista mucho, en pleno siglo XXI, de ser una realidad. Los Derechos Humanos en todo el mundo se encuentran seriamente amenazados, pese al compromiso mundial por cumplir la Agenda 2030 y alcanzar los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), incluidos los derechos civiles, laborales y políticos que sufren sus peores momentos en una Europa desestructurada tras 10 años de crisis y severa austeridad.

La igualdad y la no discriminación, la ausencia de esclavitud, el derecho a buscar asilo y disfrutar de él en cualquier país, la libertad de pensamiento, de opinión, de asociación, la satisfacción de los derechos económicos, sociales y culturales, el derecho al trabajo, a igual salario por un trabajo de igual valor y a una remuneración que garantice una vida digna…siguen siendo derechos humanos vulnerados en todo el mundo, adoptando distintas formas y extendiéndose alarmantemente a todos los rincones, dejando un rastro de discriminación, pobreza, persecución y desigualdad que condenan a millones de personas, a vivir en condiciones indignas.

El contexto político y socioeconómico esta cargado de incertidumbre y plantea grandes retos. La crisis sufrida en los últimos años ha transformado profundamente el mundo, un mundo acuciado por los fanatismos como tendencia política más alarmante, que emergen del abrumador reparto desigual de una recuperación que no llega a la población trabajadora empobrecida, secuela de una década de recortes de la que solo unos pocos se han salvado.

La riqueza sigue estando desigualmente repartida

Las desigualdades en la distribución de la riqueza en todo el mundo resultan insoportables: solo el 1% de la población posee una riqueza equivalente a la del 99% restante. El último informe de la ONU constata el crecimiento del hambre en 38 millones de personas hasta alcanzar los 816 millones. Unos 155 millones de niños y niñas menores de cinco años padecen retraso en el crecimiento, 52 millones de ellos se encuentra en riesgo de muerte por desnutrición. 489 millones de personas viven en países afectados por conflictos armados.

En este contexto de cambio post crisis, tener un empleo tampoco es garantía frente a la pobreza. Cerca de 1.400 millones de trabajadores ocupaban un empleo vulnerable en 2017, y se prevé, según la OIT, que otros 35 millones se sumen a ellos para 2019. En los países en desarrollo los datos ponen de manifiesto que el empleo vulnerable afecta a tres de cada cuatro trabajadores. La pobreza extrema entre la población trabajadora en los países emergentes alcanza ya los 176 millones en 2018, lo cual equivale al 7,2% de todas las personas empleadas.

España, a la cabeza de Europa en trabajadores pobres

En Europa, salvando las distancias, la tendencia no es distinta a pesar de experimentar una clara recuperación. La crisis y los recortes, los nuevos modelos laborales post-crisis las deslocalizaciones de empresas, …. dejan a miles de trabajadores y sobre todo trabajadoras y jóvenes sumidos en la miseria, víctimas de la precarización laboral, la devaluación salarial, el paro de larga duración y la desaparición de mecanismos de protección social.

En este sentido España está a la cabeza de Europa en trabajadores pobres, ocupando el tercer deshonroso puesto de todos los países industrializados. Casi un 15% de los hogares españoles con al menos una persona trabajando vive bajo el umbral de la pobreza: tienen trabajo, pero no les llega para vivir, subsisten instalados en la severa vulnerabilidad y una precariedad cronificada que se profundiza incluso en medio de la recuperación económica.

Panorama poco halagüeño en Castilla y León

Castilla y León no escapa a las consecuencias de la crisis y la aplicación de 10 años de políticas de austeridad: el 17% (por encima incluso del porcentaje español) de las personas ocupadas se encuentren en riesgo de pobreza, el 22,1% de las personas jubiladas y el 44,6% de las paradas. Más de 40.000 castellanos y leoneses viven en hogares con baja intensidad de trabajo lo que nos lleva al riesgo de pobreza infantil. Más de 250.000 familias (personas trabajadoras, pensionistas, jóvenes, mujeres) encuentran dificultades para poder pagar una vivienda digna, la calefacción, asistencia sanitaria apropiada, asegurarse una pensión para la jubilación por el encadenamiento de contratos basura, ni costear la educación universitaria para sus hijos e hijas. Y esto sucede en nuestro entorno más próximo.

Para UGT CyL resulta igualmente alarmante la vulneración de otros derechos que afectan al desarrollo pleno del estado democrático y el respecto por las libertades: la Ley Mordaza, la implantación de tasas judiciales, la criminalización del derecho humano a la huelga (art. 315.3 del Código Penal) o las consecuencias de la reforma de la Ley de Enjuiciamiento Criminal, son claras expresiones del retroceso en materia de derechos fundamentales, experimentados en este país europeo, durante el gobierno anterior.

UGTCyL demanda un fortalecimiento de las democracias

Desde UGT CyL demandamos a los Gobiernos la adopción de medidas que fortalezcan las democracias, logren una verdadera redistribución de la riqueza, garanticen el trabajo digno y con derechos, respeten la igualdad de trato y no discriminación, cuiden el medio ambiente y aseguren que los pueblos del mundo alcancen la libertad y la seguridad necesaria para desarrollar sus proyectos de vida allá donde decidan. A España en particular que, como miembro del comité de Derechos Humanos de la ONU, tiene un doble deber: además de cumplir el compromiso adquirido para el desarrollo de la Agenda 2030, también la de vigilar y exigir la reparación de las violaciones de los Derechos Humanos todo el mundo, entre ellas las producidas en nuestro territorio.

UGT CyL contribuirá con la divulgación, mes a mes, de cada uno los 17 ODS incluidos en la Agenda 2030 y su relación con los Derechos Humanos, en la web de nuestro Sindicato.

Noticias Relacionadas