Día Mundial del MedioAmbiente : Es la hora de la naturaleza

05 Jun Día Mundial del MedioAmbiente : Es la hora de la naturaleza

La vida en la Tierra no sería posible sin los servicios de la naturaleza.

Los alimentos que comemos, el aire que respiramos, muchas de las medicinas que tomamos y el clima que hace nuestro planeta habitable, están relacionados con la naturaleza. Somos más dependientes de la red interconectada de la naturaleza –y de su delicado equilibrio– de lo que podemos imaginar.

Sin embargo, vivimos un momento excepcional: Un nuevo virus está causando muertes y diezmando nuestros medios de subsistencia, obligándonos a detener nuestras   vidas; los   incendios   forestales   se   extienden,   aumentan   la contaminación y amenazan la seguridad alimentaria mundial; la pérdida de especies se está acelerando; el cambio climático se está intensificando, etc.

La naturaleza nos está enviando un mensaje: para cuidar de nosotros mismos, debemos cuidarla primero.

Los humanos estamos presionando a la naturaleza más allá de sus límites con sus crecientes demandas. En los últimos 50 años, la población humana se ha duplicado, el tamaño de la economía mundial casi se ha cuadruplicado y el comercio mundial ha aumentado unas diez veces.

Se necesitarían los recursos de 1,6 planetas Tierra para satisfacer a los humanos cada año. La aparición de la COVID-19 ha puesto en evidencia la estrecha relación entre la salud humana y la salud de la naturaleza.

Todo ésto explica que estamos interconectados con la naturaleza. Si no cuidamos la naturaleza, no podemos cuidarnos a nosotros mismos.

Este momento requiere de todos nosotros, también del movimiento sindical.

Tenemos que frenar la pandemia y la crisis ambiental, pero no podemos utilizar las recetas de siempre. Necesitamos una economía y un sistema productivo y de consumo más congruentes, donde el cuidado de las personas y de la naturaleza esté en el centro.

Necesitamos trabajar juntos para diseñar un futuro con empleos seguros, economías sostenibles, donde nadie quede atrás. Para ello, los gobiernos deben incluir la participación de los representantes de las personas trabajadoras a través del diálogo social.

Es hora de iniciar una transición ecológica justa, basada en la justicia social, en el empleo verde y decente y en el cuidado de nuestro Planeta.

UGTCyL con el Día Mundial del Medio Ambiente.

Desde UGT Castilla y León entendemos que el mundo del trabajo también está conectado con el medio ambiente que nos rodea, por lo que su protección debería considerarse como parte de nuestros derechos laborales.

Las personas trabajadoras y sus representantes podemos y debemos contribuir con acciones para cuidar la naturaleza, adoptando hábitos de producción y consumo responsables.

Para garantizar que estas prácticas tengan éxito y logren un cambio real es factor imprescindible que colaboremos y nos impliquemos en nuestras empresas para promover e impulsar el desarrollo de sus políticas ambientales, siendo trascendental que adquiramos costumbres más saludables en nuestra movilidad cotidiana.

Además, reivindicamos:

  • La elaboración y establecimiento de una Ley autonómica de cambio climático y transición justa.
  • La elaboración y establecimiento de una estrategia de economía circular para Castilla y León, que establezca medidas que ayuden a las empresas y los consumidores en la transición de una economía lineal a una circular.
  • La urgente puesta en marcha de la Estrategia para la mejora de la Calidad del Aire de Castilla y León.
  • La promoción de los planes de movilidad para empresas y polígonos industriales, con la participación de los Ayuntamientos, empresas y representantes de las personas trabajadoras.
  • La  implementación  en  la  planificación  urbana  de  medidas  de  mitigación  y adaptación en la lucha contra el cambio climático.
  • Que nuestras administraciones tengan en cuenta la clara vinculación recíproca entre desarrollo rural y conservación de la biodiversidad, instándoles a la elaboración de propuestas para contribuir a la integración efectiva y sostenible del progreso socioeconómico en las zonas rurales y la protección la naturaleza.
  • La necesidad de fomentar actividades económicas que generen empleos verdes y decentes en detrimento de aquellas que conducen al agotamiento de los recursos naturales y a la crisis climática, es decir, a una transición justa basada en el diálogo social.
  • El fomento de la cultura de la prevención ambiental a través de la información y de la formación laboral, y la inclusión de cláusulas medioambientales en los convenios colectivos que desarrollen la figura del delegado/a medioambiental.
  • El impulso inmediato de nuevas políticas y medidas urgentes para alcanzar el cumplimiento de la Agenda 2030.

Audio: