Día Mundial sin Alcohol. “En el mundo del trabajo 0,0 alcohol”

15 Nov Día Mundial sin Alcohol. “En el mundo del trabajo 0,0 alcohol”

Con motivo del Día Mundial sin Alcohol, UGT y CCOO en Castilla y León junto con FAE Burgos celebraron una jornada bajo el lema “En el mundo del trabajo 0,0 alcohol”.

La secretaria de Salud Laboral y Políticas Sociales de UGTCyL, Azucena Pérez, comenzó su intervención señalando que el consumo de drogas, legales o ilegales, es una enfermedad. Y puede suponer un riesgo tanto para quien las toma como para sus compañeros de trabajo. También pueden generar conflictos laborales y extralaborales, repercutir negativamente en la salud, rendimiento, productividad y calidad del trabajo.

Repercusiones negativas

En el ámbito laboral las repercusiones de las adicciones pueden ser muy graves. Según la OIT las lesiones relacionadas con drogas y alcohol suponen entre un 15 y un 30 % del total de los accidentes relacionados con el trabajo. El absentismo injustificado entre las personas trabajadoras consumidoras de drogas es 2 a 3 veces mayor. El coste de las bajas por enfermedad que generan es 3 veces superior al resto. Para UGTCyL la salud y la vida de los trabajadores y trabajadoras no tiene precio. Por eso queremos trabajar en equipo y empujar hacia un mismo objetivo, todos y todas saldremos ganando.

En nuestra Comunidad se viene trabajando conjuntamente desde 1995 en este tema. Pero no es hasta 2009 cuando la Estrategia Nacional sobre Drogas para el período 2009-2016 instituye en España el modelo de prevención dentro de los programas de salud laboral. Es también cuando la Ley de Prevención de Riesgos Laborales (LPRL) establece la obligación y el deber del empresario de protección de las personas trabajadoras frente a los riesgos laborales (Art. 14.1, LPRL).

El alcohol, la sustancia adictiva más negativa

De todas las sustancias que pueden generar adicción el alcohol es la que produce mayores efectos negativos sobre el que lo consume y sobre terceras personas. Por ello el abordaje de la prevención del consumo de alcohol en el ámbito laboral necesita estrategias y actuaciones específicas. Es necesaria la implicación de las empresas, de las personas trabajadoras y de quienes les representamos(sindicatos), conjuntamente con los servicios de prevención de riesgos laborales. Creemos que como riesgo que es, debería contemplarse en los planes de prevención de las empresas y con un protocolo de actuación claro. Abordar esta problemática desde el marco de la actuación de la empresa no sólo ayuda a la persona sino también a la propia entidad.

Pérez señaló que desde UGTCYL somos conscientes de lo complejo que resulta abordar esta enfermedad en el marco laboral. Esto se constata en el escaso número de empresas que tienen implantado un protocolo de actuación ante esta situación. Sin embargo, esta dificultad no es razón suficiente para eludir la implantación de actuaciones de carácter preventivo y de apoyo. Medidas que repercuten de forma positiva en el ambiente de trabajo y en las condiciones de seguridad y salud.

Actuación en tres direcciones

Un plan de actuación debe constar de medidas para intervenir de forma integral a tres niveles: prevención, asistencia y reinserción

La prevención debe incluir medidas destinadas a todas las personas trabajadoras para evitar la aparición de la adicción. Las estrategias son fundamentalmente dos. Por un lado, la “Formación/Información” sobre las consecuencias del consumo en todos los ámbitos (personal, familiar, social, laboral y legal). Por otro, “Creación de entornos saludables” controlando los factores de origen laboral que favorezcan el consumo, condiciones de trabajo, riesgos psicosociales, …, promocionando  factores protectores que facilitan hábitos saludables.

El segundo nivel es el de la asistencia. Hay que llevar a cabo acciones de detección precoz, asesoramiento, intervención y mediación personalizada y oferta de tratamiento. Incluyendo, si es necesario, la rehabilitación con las máximas garantías de confidencialidad.

Por último, la reinserción socio laboral y familiar. Hay que facilitar el retorno laboral y reintegración de la persona trabajadora al centro de trabajo adaptándola el puesto, si esto fuese necesario.
Dentro de este programa no debe olvidarse la toma de cierta medicación (ej.: ansiolíticos, antihistamínicos, analgésicos opioides). Su ingesta, ya sea temporal o crónica, puede interferir en la capacidad de trabajo, nivel de vigilia, visión, audición…

La responsable de Salud Laboral de UGTCyL señaló que “nuestro propósito es ayudar a afrontar la enfermedad del alcoholismo en el entorno laboral”. Así se garantizaría la protección de los trabajadores afectados y de sus compañeros y velar por entornos de trabajo saludables.

Azucena Pérez terminó citando a Ykrov: “el alcohol no es una respuesta, sólo un modo de olvidar la pregunta”.

Noticias Relacionadas

Share