Diálogo Social y Organizaciones Sindicales han sido y siguen siendo determinantes en el progreso económico y social

24 Nov Diálogo Social y Organizaciones Sindicales han sido y siguen siendo determinantes en el progreso económico y social

El lunes 23 de noviembre el Secretario General de UGT, Cándido Méndez inauguró, junto al Rector de la Universidad de Valladolid,  la directora de la Cátedra de Sindicalismo y Diálogo Social, Ana María Murcia y el  Secretario General de CCOO, Ignacio Fernández, la Cátedra sobre Sindicalismo y Diálogo Social. Ésta es la primera cátedra externa de una universidad pública en España cuyo objetivo es el de analizar el papel del sindicalismo y el diálogo social, y abarcará disciplinas como el derecho del trabajo, derecho constitucional, derecho mercantil, economía, sociología y filosofía.

Para Cándido Méndez este hecho es muy importante, pero no solo para nosotros como sindicatos sino para el conjunto de la sociedad de Castilla y León y de España puesto que el Diálogo Social y el papel de las Organizaciones Sindicales en el progreso económico y social hay sido y sigue siendo determinante. De hecho hay una realidad demoledora que pone claramente de manifiesto hasta qué punto cuando se aparta el Diálogo Social en épocas de crisis, como en la que estamos inmersos, los resultados son catastróficos.

En este sentido, señaló que en España la recesión económica y la crisis han provocado un aumento exponencial de la desigualdad y la pobreza, convirtiéndonos en el país europeo en el que más han crecido. Al mismo tiempo en España es donde se ha producido el mayor aumento de toda Europa en dificultad de acceso al mercado laboral.

Ambas situaciones tienen una relación incuestionable como son la imposición de las políticas de recortes y de la reforma laboral, junto a la falta de definición de toda una serie de políticas de acompañamiento pactadas para amortiguar el impacto social, económico, laboral, de aumento del paro y la precariedad, así como el aumento de la desigualdad y la pobreza que han provocado la austeridad y la reforma laboral impuesta en 2012.

Por lo tanto, para Méndez reivindicar la concertación social y el Diálogo Social es reivindicar un modelo de crecimiento económico mucho más justo, un modelo al servicio de la justicia social, de los derechos laborales, de la innovación y de la mejora de la productividad.

En cuanto a la ya mencionada Reforma Laboral de 2012, Méndez realizó algunas consideraciones en relación a la necesidad que planteamos de revertir dicha reforma, indicando que éste no es exclusivamente un objetivo vindicativo de las organizaciones sindicales sino una necesidad para la sociedad española porque la reforma laboral además de ser una tremenda injusticia no ha contribuido a ninguno de los objetivos que, teóricamente, se presentaron como lo que motivaba dicha reforma.

Y dio datos: 436.000 parados menos que en 2011 pero también se hay 540.000 activos menos, es decir, el efecto desánimo así como los jóvenes que han tenido que irse de nuestro país o que han retrasado su salida del sistema educativo es lo que ha provocado una reducción de nuestra población activa. Dato francamente malo.

Méndez también indicó que haciendo una comparación en relación con el número de empleos equivalentes a tiempo completo en España hay en 2015 un total de 560.000 menos que en 2011. Por lo tanto hay una menor cantidad de trabajo debido a que con la reforma laboral se está troceando el empleo; hay menor volumen de empleo que en 2011 y “eso tiene la cara de la contratación a tiempo parcial involuntaria” que 9 de cada 10 contratos sean temporales; la brecha salarial de género haya retrocedido hasta la existente en el año 2002 y además tenemos 725.000 parados de larga duración más que hace cuatro años.

Otra de las razones que aportó el máximo dirigente de UGT para derogar la reforma laboral es que “se ha planteado como un señuelo para las agencias de rating y los fondos de inversión”, señuelo que se ha hecho a costa de expoliar los derechos de los trabajadores y a costa de la propia innovación de las empresas.

“Porque ese es el principal problema de nuestro país”, señaló Méndez, es necesario “orientar el modelo de crecimiento económico a través de la innovación y de la industrialización”, aspectos que han sido fuertemente obstaculizados por la reforma laboral ya que ambos exigen empleos estables, bien cualificados y que, por lo tanto, exigen formación. Y la reforma laboral ha supuesto justo todo lo contrario puesto que la única variable de ajuste que ha planteado ha sido el despido, como lo atestiguan los más de 5 millones de despidos de trabajadores fijos que se han producido en España durante la recesión.

De ahí, volvió a insistir, la necesidad de derogar la reforma laboral como un objetivo para el conjunto de nuestra sociedad.