El 48% de los desempleados en Castilla y León no reciben ningún tipo de prestación

03 Ene El 48% de los desempleados en Castilla y León no reciben ningún tipo de prestación

UGT valora  las cifras publicadas en términos del registro de personas desempleadas en el mes de diciembre pero advierte que los datos de afiliación a la Seguridad Social -14.756 afiliados menos en 2013 en Castilla y León (-1,73%)- indican que en este último año se ha seguido destruyendo empleo. El sindicato subraya que el descenso del paro va de la mano de la precarización del empleo y la elevada temporalidad, un empeoramiento de la calidad en el trabajo que se produce tanto en el empleo mantenido como en las nuevas contrataciones. Crece la contratación temporal y a tiempo parcial, el 93% de las contrataciones el pasado año en Castilla y León, mientras que cae la contratación indefinida y disminuye la cobertura por desempleo que se sitúa en la región en el 48% con el consiguiente aumento de las desigualdades y del riesgo de pobreza.

El año 2013 cierra con 235.919 parados registrados en Castilla y León, según los datos publicados hoy por los Servicios Públicos de Empleo (SEPE). Esta cifra supone un descenso de 2.888 personas con respecto a noviembre y, en términos interanuales, implica una bajada del 0,56%, es decir, 1.340 parados registrados menos que en el mes de diciembre de 2012.

Por sectores de actividad, el paro registrado se reduce en todos ellos en el último mes, con excepción de la construcción e industria. La mayor rebaja del desempleo se produce en el sector servicios ( 3.788 personas) seguido del sin empleo anterior ( 848) y la agricultura ( 67). Por el contrario, en la construcción se registraron 1.671 personas más que en el mes de noviembre y en la industria el paro creció en 144 personas. En términos interanuales, el sector servicios registra el mayor número de desempleados con 137.368 parados en la región por delante de la construcción con 34.261, la industria con 25.738 desemplados, el colectivo sin empleo anterior, 22.900 personas, y la agricultura con 15652.

En cuanto a las contrataciones, pese al aumento del número de contratos firmados,cabe destacar que se vuelve a producir un descenso de la contratación indefinida. Cae de nuevo la proporción de indefinidos sobre el total de contratos, situándose en el 6,6%, Por su parte, la contratación temporal ocupa el 93% de las contrataciones.

UGT valora de forma positiva las mejores cifras publicadas en términos del registro de personas desempleadas, aunque advierte que los datos de afiliación a la Seguridad Social indican que en este último año se ha seguido destruyendo empleo en Castilla y León (-1,73% frente al dato nacional de -0,52%). Estamos, por tanto, ante un descenso del paro, que va de la mano de la precarización del empleo: la elevada temporalidad y rotación de las contrataciones impide que se consolide la ocupación.

Una peor calidad en el trabajo que, amparada por las medidas de política del gobierno, se produce tanto en el empleo mantenido como en las nuevas contrataciones. A la vista se encuentra la tendencia a la desaparición del contrato indefinido a tiempo completo, incluida la escasa utilización de la figura del contrato para emprendedores; frente al auge que está adquiriendo la contratación temporal y a tiempo parcial de carácter involuntario ( el 93% de los contratos formalizados en 2013 en Castilla y León son de carácter temporal), en sectores ligados a la coyuntura y la estacionalidad. Así, para la organización sindical la evolución del desempleo según el Registro de los Servicios Públicos no augura cambios estructurales en 2014.

En realidad el mercado laboral no está mostrando un cambio de tendencia ni una transformación del modelo productivo que pueda lograr crecimientos de la actividad y del empleo a medio y largo plazo.

Claramente, las políticas que el PP lleva a cabo en materia de economía y empleo no tienen por objeto ni un crecimiento sostenible de calidad ni la generación de un empleo competitivo cualificado, que permita al país salir fortalecido de la recesión y crecer en el largo plazo. Para UGT es un error del gobierno apoyar el modelo de bajos costes salariales y mano de obra barata, en un entorno internacional cada vez más competitivo, e insiste en la necesidad de retomar como objetivo la transformación del modelo productivo.

En definitiva, para el sindicato finaliza otro año funesto para el mercado de trabajo español que únicamente podrá invertir su tendencia para ir hacia la creación de un empleo de calidad y el descenso sostenido del paro, si el Gobierno rectifica sus decisiones de política económica, de empleo y social.

 

 

 

Noticias Relacionadas