El empleo creado en Castilla y León es precario y responde a la estacionalidad y temporalidad

23 Oct El empleo creado en Castilla y León es precario y responde a la estacionalidad y temporalidad

La Encuesta de Población Activa (EPA) del tercer trimestre muestra un aumento del empleo en Castilla y León en 21.100 personas respecto al trimestre anterior, situando la cifra total de parado en 226.000 personas. Desde UGTCyL se valora este dato pero señala que las características del empleo creado, marcado por la estacionalidad, la temporalidad y la parcialidad, no está produciendo un verdadero cambio en el mercado de trabajo. En cuanto al número de activos contamos con 500 más en el último trimestre frente a una pérdida de 8.100 activos en un año. Una tasa de paro del 19,40% y la pérdida de población activa indican la fragilidad de las políticas llevadas a cabo, que no solo no han logrado generar empleo de calidad sino que están empeorando las condiciones de trabajo del conjunto de la población. Por ello, desde UGT reclamamos un cambio de rumbo de las políticas del Gobierno para que, mediante la formación y el empleo se impulse la contratación, se mejore la empleabilidad y la protección de las personas para conseguir, de forma real, salir de la crisis.

Los datos EPA del tercer trimestre de 2014 en Castilla y León en datos interanuales, indican que tenemos 19.300 parados menos que en el mismo trimestre del año pasado y 11.200 ocupados más, sin embargo también tenemos 8.100 activos menos.

La temporada vacacional, fecha en la que repunta la actividad, configura un escenario propicio para la recuperación del empleo. Sin embargo, las características del empleo creado, indican que no se está produciendo un verdadero cambio en nuestro mercado de trabajo. El empleo es de baja calidad, marcado por la temporalidad y la parcialidad.

Junto a la temporalidad, el continuado auge de la parcialidad se va configurando como un elemento estructural de nuestro mercado de trabajo.

Para UGT la consolidación de la creación de empleo de calidad está lejos de ser una realidad.

Las políticas de empleo del Gobierno no han logrado establecer los mecanismos para generar empleo de calidad. En cambio, sí están consiguiendo que empeoren las condiciones de trabajo del conjunto de los empleados, disminuyendo la estabilidad en el empleo y reduciendo la calidad del mismo.

Para UGT, el gran reto de las políticas laborales y de empleo es que deben abarcar todas las situaciones que se están produciendo actualmente en el mercado de trabajo. Son necesarios recursos para, mediante formación y empleo, impulsar el acceso a la contratación. No se trata sólo de bonificar o subvencionar contratos sino mejorar la empleabilidad de las personas.