El II AENC, esencial para controlar precios, repartir esfuerzos y evitar despidos

13 Mar El II AENC, esencial para controlar precios, repartir esfuerzos y evitar despidos

La tasa interanual del Índice de Precios de Consumo general en el mes de febrero es en Castilla y León del 2,3%, igual que la registrada en enero, y tres décimas por encima de la media nacional (2,0%). lo que nos sitúa como la segunda Comunidad Autónoma más inflacionista después de Navarra.

Según los datos presentados por el Gobierno, la tasa de paro si situará en el 24,3% y la variación del PIB en 2012 será de -1,7%. Es decir, los recortes provocarán mayores caídas del PIB y más paro, en un contexto de contribución negativa de la demanda nacional debida al comportamiento del consumo interno, y con un escenario de precios desfavorable para una economía en recesión y con continuas rebajas del poder adquisitivo de las rentas del trabajo, generadas por causas diversas, como la congelación del salario mínimo interprofesional y de los salarios de los empleados públicos, el aumento del IRPF y del impuesto sobre bienes inmuebles. Y estas nefastas previsiones se tomarán peores después de la corrección pro parte del Eurogrupo de la propuesta de reducción de déficit propuesto por el Gobierno, desde el 5,8% al 5,3%, lo que implica un recorte total de 35.000 millones este año, 5.000 millones más de lo propuesto inicialmente por Rajoy.

Pero lo peor es que, además de seguir manteniendo el innegociable objetivo de déficit en el 3% en 2013, en todas sus medidas, económicas y laborales, el Gobierno se olvida sistemáticamente del que debe ser el objetivo esencial: el empleo, y prioriza el control del déficit público, la satisfacción de los mercados financieros y el sometimiento a la troika.

En nuestro país, y sin que exista ni un solo precedente en toda la Unión Europea, contamos con un acuerdo entre empresarios y sindicatos, el II Acuerdo para el Empleo y a Negociación Colectiva 2012-2014 (II AENC), que establece la urgencia del esfuerzo conjunto de todas las rentas frente a la crisis, implantando un acuerdo de moderación salarial y, a la vez, estableciendo alternativas al despido a través de mecanismo de flexibilidad negociada, con la consiguiente amortiguación de la continua destrucción de empleo.

Además, como indica el II AENC, resulta fundamental el control de precios en los servicios públicos para lograr ganancias de competitividad, control de precios que debe apoyarse en la contención salarial y de los beneficios empresariales, la reducción de las remuneraciones de altos directivos, la reinversión en la actividad productiva, una política fiscal justa y progresiva, y un control eficaz por las autoridades públicas de los precios en los productos y servicios de primera necesidad.

Por eso, desde UGT reivindicamos la importancia y oportunidad del II AENC. Frente a las imposiciones legales del Gobierno, hay que poner en valor el diálogo y la concertación social, y no sustituir por imperativo legal la autonomía de las partes. Porque además, la impuesta reforma laboral, que es injusta con los trabajadores, ineficaz para la recuperación de la economía e inútil para el empleo, tendrá como resultados un país más pobre y con una mayor desigualdad social.

Desde UGT insistimos en la necesidad de un reparto justo y equilibrado de los esfuerzos para salir de la crisis, que debe ir acompañado de políticas públicas responsables económica y socialmente, y no de ajustes de gasto indiscriminados y reformas impuestas. Para lograr un crecimiento sostenible, duradero y equilibrado, que consiga generar empleo, estable y con derechos, hay que apostar por un plan de recuperación económica que restablezca el equilibrio presupuestario a largo plazo, y se base en una política industrial dinámica, un sistema fiscal justo y el respeto a los derechos sociales fundamentes, y no en la degradación económica, social y laboral de nuestro país.

 

 

Noticias Relacionadas