El IPC de abril no despeja la grave situación de nuestra economía

14 May El IPC de abril no despeja la grave situación de nuestra economía

El incremento de los precios en abril, derivado de la Semana Santa, que sitúan la tasa anual en el 0,4%, cinco décimas más que en marzo, no despeja la gravedad de la situación de nuestra economía. La demanda interna, principal pilar de nuestra economía, se ha ralentizado enormemente por la continua pérdida de poder adquisitivo de los salarios. El sindicato destaca el importante papel de la negociación colectiva, a pesar de su debilitamiento provocado por la reforma laboral, para amortiguar la pérdida de poder adquisitivo. Frente a la estrategia de la austeridad desde UGT apostamos por una política centrada en las personas y el empleo, con una salida más equilibrada y más justa de la crisis.

 

Según los datos publicados hoy por el INE el Índice de Precios de Consumo situó su tasa de variación anual en el emes de abril de 2014 en el 0,4%, cinco décimas por encima de la registrada en el mes anterior.

Este incremento derivado de la Semana Santa no despeja la gravedad de la situación de nuestra economía. El empobrecimiento de los trabajadores, tanto en términos de derechos como de salarios, además de reformas como la de las pensiones, ha generado que la demanda interna, principal pilar de nuestra economía, se haya ralentizado enormemente. Si esta situación la enmarcamos en el escenario del mercado de trabajo, con un deterioro constante de la calidad del empleo y su destrucción, la situación se complica aún más y tiene peores consecuencias en las decisiones de consumo de las familias.

En este contexto, y a pesar de los incesantes ataques de los que está siendo objeto, la negociación colectiva continúa siendo uno de los más valiosos instrumentos con los que cuentan los trabajadores para defender sus derechos y sus salarios.

Desde UGTCyL exigimos un cambio radical en las políticas económica y laboral ya que están detrás del agravamiento de la crisis económica y suponen un lastre para una recuperación real.

La recuperación pasa obligatoriamente por la mejora del poder adquisitivo de los salarios, la generación de empleo de calidad y por la recuperación de los derechos laborales perdidos porque solo a través de la dinamización del consumo y de la inversión podremos empezar a pensar en un verdadero final de crisis.

Frente a la estrategia de la austeridad desde UGT apostamos por una política centrada en las personas y el empleo, con una salida más equilibrada y más justa de la crisis.

Noticias Relacionadas