El TSJCyL vuelve a dar la razón a UGT reconociendo una indeminización a un trabajador fallecido por el amianto

19 Mar El TSJCyL vuelve a dar la razón a UGT reconociendo una indeminización a un trabajador fallecido por el amianto

La sentencia recoge la condena solidaria a P.I. Prosider Ibérica S.A. A a indemnizar con 274.960 euros al trabajador, fallecido el pasado 25 de agosto de 2013, ya que se considera como hechos probado que estuvo expuesto al amianto en niveles superiores a los permitidos por la normativa vigente sin que se hubiesen adoptados las medidas de prevención y protección exigibles.

Este trabajador no desempeñaba sus tareas en producción, manipulando directamente el amianto o asbesto, sino que lo hacía en las oficinas de logística, desarrollando tareas de compra, gestión de stocks, recepción y expedición de materias primas y productos manufacturados, por lo que el tiempo de jornada laboral que pasaba en las zonas donde se almacenaba el de trabajo. Es un claro ejemplo del alto grado de peligrosidad del amianto y lo relativamente poco que se necesita para desarrollar un enfermedad maligna a consecuencia de la exposición al mismo.

Debido a la complejidad y lentitud que supone llevar los casos de afectados por amianto ante la Justicia, la UGT lleva años reclamando al Gobierno central la creación de un Fondo de Compensación para las víctimas que evite que sus indemnizaciones dependan de procesos judiciales largos y costosos que el demandante no lleva a ver terminar. Estos Fondos sí existen en países de nuestro entorno como Alemania, Bélgica, Holanda, Italia o Francia, país en el que el Estado financia este fondo desde hace 12 años junto con las empresas usaron y se enriquecieron con el amiento.

El Sindicato ha mantenido siempre una línea orientada a lograr satisfacer las necesidades de estos trabajadores y trabajadoras, así como de sus familias; sin embargo, ni las administraciones ni las organizaciones empresariales han mostrado el interés suficiente par dar solución adecuada a este problema y, en muchos casos, los afectados son ignorados tanto por las Mutuas como por la Seguridad Social.

Desde UGT creemos que además de hacer frente y reparar los daños derivados de la utilización del amianto en el pasado, es necesario evitar que el amianto instalado produzca nuevas víctimas y para ello defendemos la adopción de una serie de medidas que pasan por la creación de un inventario y registro de los edificios e instalaciones con amianto, el desarrollo de modelos con los que detectar la presencia de amianto en las revisiones e inspecciones periódicas, el establecimiento de un plan de acción para la retirada del amianto en condiciones de seguridad de los edificios públicos y su fomento entre los propietarios privados, la integración de la política de retirada y sustitución del amianto con la política europea de eficiencia y ahorro energético y, por último, controlar que las empresas cumplan los planes de trabajo establecidos y se adopten las medidas de seguridad para la retirada, transporte y conservación de los productos y sustancias que contengan amianto.

Noticias Relacionadas