EPA. UGTCyL advierte que la bajada estacional del paro se produce a costa de más precariedad

25 Jul EPA. UGTCyL advierte que la bajada estacional del paro se produce a costa de más precariedad

UGTCyL considera positiva la reducción del paro en el segundo trimestre del año pero hay que ser prudentes ya que los datos son marcadamente estacionales y en ningún caso reflejan un cambio de tendencia. Los datos de la Encuesta de Población Activa (EPA) publicados hoy por el INE, correspondientes al segundo trimestre de 2013, muestran un incremento en el número de parados de 10.900 personas en Castilla y León, un 4,64%, con respecto al mismo período de 2012, lo que sitúa la cifra total de personas en desempleo en 244.900. En cuanto a la tasa de actividad en Castilla y León es del 54,77%, casi 5 puntos por debajo de la media nacional. La tasa de paro se ha incrementado en el último año en 1,55 puntos, llegando al 21,77%. Para el Sindicato es muy preocupante la pérdida de la población activa que se está produciendo en la Comunidad, llegando a los 32.700 activos menos en el último año. Hay que destacar que el empleo que se está destruyendo es a tiempo completo, mientras que aumenta el empleo a tiempo parcial.

Los datos de la Encuesta de Población Activa referentes al segundo trimestre del año 2013, hechos públicos oficialmente hoy por el INE, recogen un aumento de 10.900 parados en Castilla y León respecto al mismo período del año anterior, lo que eleva el total de desempleados hasta las 244.900 personas.

Si bien es cierto que en comparación con el trimestre anterior el paro ha descendido en 17.700 personas en la Comunidad, no hay que olvidar que, además del incremento anual del número de parados en 10.900, los ocupados en un año han caído en 43.600 (-4,58%) y la población activa ha descendido también en datos interanuales en 32.700, de los que 4.500 se sitúan en este segundo trimestre de 2013.

Aunque positivos (como todo aumento del empleo y caída del paro) se trata de datos marcadamente estacionales, que en ningún caso reflejan un cambio de tendencia y que deben ser tomados con satisfacción puntual pero con prudencia y que no merman ni un ápice la  preocupación del Sindicato ante la situación del empleo en Castilla y León.

La reducción de la población activa que estamos sufriendo, aunque estadísticamente se refleje en una caída de las cifras del paro, supone a medio plazo una pérdida de capacidades productivas muy dañina para el desarrollo de nuestra Comunidad.

Se constata un aumento de la precariedad del empleo por varias vías: se destruye sobre todo empleo indefinido, aumenta el de jornada parcial y, en conjunto, es más inestable y con peores condiciones. Esto es justo lo contrario de lo que debería estar sucediendo para apuntalar una recuperación sólida y sostenible.

Una vez más, desde UGT Castilla y León se advierte de que no habrá recuperación sin un cambio de política, cambio que pasa por abandonar la estrategia de austeridad extrema que nos está hundiendo.