Estrategias sindicales frente a la deslocalización industrial en Castilla y León

29 Nov Estrategias sindicales frente a la deslocalización industrial en Castilla y León

El Consejo Económico y Social de Europa (CESE) y UGT y CCOO en Castilla y León han celebrado hoy una jornada sobre “Estrategias sindicales frente a la deslocalización industrial en Castilla y León”.

Desde hace al menos dos décadas se está registrando, a nivel mundial, un proceso de globalización de la economía y de los mercados. Esto supone que tanto empresas como sectores productivos estén sometidos a un rápido ritmo de cambio competitivo. Este cambio se ha visto amplificado con la introducción de las nuevas tecnologías y con la transición ecológica derivada de la descarbonización de la economía.

Este es el ámbito en el que las empresas más dinámicas de CyL pueden encontrar una oportunidad y un reto para ampliar su proyección, según ha indicado el secretario general de UGTCyL, Faustino Temprano. Además de atraer a empresas nuevas fomentando un entorno favorable e innovador para la industrias.
Sin embargo, continuó Temprano es su intervención, la globalización conlleva el riesgo de la deslocalización productiva, sobre todo de las filiales de multinacionales extranjeras. Multinacionales que tratan de optimizar la rentabilidad buscando localizaciones de menor coste.

Se refirió a los procesos de deslocalización padecidos en CyL como Puertas Norma, Dulciora, Lauki, Vestas,…. Y, por supuesto, al papel decisivo que ha tenido la Fundación Anclaje como garante de la efectividad de las acciones contempladas en el Protocolo de Empresas en Crisis.

Porque para hacer frente a este fenómeno hay que desarrollar políticas y acciones que ayuden a prever, evitar y, en su caso, limitar los efectos tan negativos que las deslocalizaciones productivas provocan en:

• El empleo.
• El tejido productivo.
• La vida económica y social del entorno en el que se enclavan las empresas.

Objetivos de las políticas a desarrollar frente a las deslocalizaciones

Faustino Temprano ha señalado que el objetivo tiene que ser doble.
Por un lado, fomentar el asentamiento de las empresas en CyL y su vinculación al territorio. Para ello deben tenerse en cuenta factores de localización industrial y competitividad territorial.
Por otro, desarrollar actuaciones que reduzcan las posibles deslocalizaciones empresariales o, en su caso, minimicen el impacto negativo de las que se puedan producir.

Propuestas sindicales

Siempre hemos avalado, en cuanto al asentamiento empresarial, una estrategia de desarrollo industrial ligada tanto a las potencialidades de cada sector y territorio como al nuevo paradigma de la industrial 4.0 donde se potencien los factores competitivos.

Respecto a los procesos de deslocalización, en primer lugar hay que priorizar el planteamiento preventivo y de anticipación.
Además es fundamental impulsar la negociación colectiva y el diálogo social entre empresas, representantes de los trabajadores y las administraciones. Así, las decisiones estratégicas de deslocalización se podrán abordar con criterios de Responsabilidad Social Corporativa. Con estas acciones se permitirá encontrar soluciones alternativas que satisfagan a todas las partes. Se trata de conseguir un equilibrio entre los factores sociales y económicos.

También hay que condicionar las ayudas públicas al compromiso de las empresas de permanecer en Castilla y León. Si se les otorgan unos derechos y ayudas públicas por implantarse, también deberán cumplir con unas obligaciones.

En cuanto al Plan de Acompañamiento Social, Temprano ha indicado que deberían incluirse medidas que compensen o palien los efectos sobre la pérdida de riqueza, de actividad económica y de empleo indirecto en las zonas afectadas.

Medidas a nivel europeo

Terminó haciendo hincapié en la necesidad de que a nivel europeo se establezca una regulación efectiva sobre el funcionamiento de los grupos de empresas y las relaciones entre la matriz y sus filiales. Con se trataría de evitar el vaciamiento financiero y la quiebra artificial. Sería necesario que el Fondo Europeo de Adaptación a la Globalización incremente su cuantía en el próximo presupuesto comunitario (2021-2027) y se concentre en las regiones en las que mayor impacto socioeconómico tienen los procesos de reestructuración y deslocalización.