FSP-UGTCyL exige al Consejero de Sanidad que cumpla con su palabra

22 Sep FSP-UGTCyL exige al Consejero de Sanidad que cumpla con su palabra

La Secretaria General de FSP-UGTCyL, Carmen Ámez Revuelta, y la Secretaria de Sanidad de FSP-UGTCyL, Nieves Martínez de la Torre, han denunciado, una vez más, los recortes en Sanidad que se están llevando a cabo en Castilla y León, la continuada supresión de camas, que este verano ha llegado hasta el 18%, y de personal sanitario en los hospitales públicos de nuestra Comunidad, unido a los continuos incumplimientos por parte del Consejero de Sanidad y la actitud de total pasividad del Presidente Herrera en cuanto al apertura de las camas durante el período estival.

Ámez ha acusado a los responsables autonómicos de llevar a cabo una gestión puramente  economicista sin tener en cuenta a las personas y ha emplazado al Consejero de Sanidad a cumplir con la palabra dada de que el 1 de octubre estarían abiertas todas las camas de los hospitales públicos de la Comunidad, refiriéndose no solo a las camas cerradas este verano sino a las inutilizadas desde hace años.

Esta gestión tiene una explicación clara que, en opinión de Carmen Ámez, no es otra que tratar de demostrar que el sistema público no funciona y así intentar ofrecer otras alternativas, de ahí el mantenimiento de camas cerradas en los hospitales públicos mientras aumentan las listas de espera y se producen derivaciones hacia clínicas concertadas. No se ahorra dinero por anular camas sino gestionando bien los recursos de los que se dispone.

En cuanto a los recursos, tanto Ámez como Martínez han incidido en la importancia que tienen los recursos humanos en el sistema sanitario, es decir los profesionales sanitarios que tratan con personas no con objetos, criticando la utilización que se hace de los datos cuando lo único cierto es que la plantilla real orgánica ha disminuido, lo que provoca la saturación del personal sanitario, menos personal para más pacientes, y en definitiva una pérdida de la calidad asistencial así como problemas de salud laboral entre los profesionales.

Han exigido el abandono de las políticas economicistas aplicadas a la Sanidad que solo están provocando una pérdida en la calidad sanitaria, el colapso de los servicios de urgencias, la sobrecarga de los profesionales y un incremento de los gastos con las derivaciones a la sanidad privada-concertada.
La Sanidad Pública en Castilla y León no tiene precio, han señalado