Es hora de subir salarios, contener los precios y luchar por la igualdad