Imprescindible una mejora salarial para reactivar la demanda de los hogares

13 Nov Imprescindible una mejora salarial para reactivar la demanda de los hogares

El dato del IPC constata el funcionamiento anómalo y enfermizo de nuestra economía como consecuencia de la política económica que se está aplicando. El bajo consumo obedece a las dificultades de las familias para reducir su endeudamiento, por la pérdida de empleo, la caída de las rentas y la falta de confianza de los ciudadanos ante una recuperación que no perciben. Para evitar la deflación e incentivar la demanda desde UGT reclamamos otra política. Es preciso cambiar la política fiscal y presupuestaria porque hacen falta ingresos y porque las prioridades deben ser crear empleo y reforzar la protección social, para erradicar la creciente pobreza y desigualdad. También es imprescindible una mejora salarial.

Según los datos publicados hoy por el Instituto Nacional de Estadística (INE), el Índice de Precios de Consumo (IPC) situó su tasa de variación anual en el mes de octubre de 2014 en el -0,1%.

Los datos siguen mostrando un falta de consumo debido a las persistentes dificultades de las familias para reducir su endeudamiento; a la pérdida de empleo y a la caída de los salarios en los últimos año, su principal fuente de renta; y también a las serias dudas que tienen sobre la certeza de una recuperación que el gobierno lleva meses dando por cierta y robusta pero que la población mayoritariamente ni ve ni mucho menos percibe. Los hogares siguen teniendo verdaderos problemas de supervivencia y siguen sin ver la salida. La nula subida de precios es por tanto un síntoma de un funcionamiento anómalo y enfermizo de la economía española y europea, provocado en buena parte y agravado por la incapacidad para adoptar las medidas necesarias.

Para salir de esta situación, UGT considera necesario reorientar la política presupuestaria y fiscal en España, generando más ingresos por la vía tributaria y dedicando más fondos a la promoción de empleo y protección social; cambiar el paso de la política de rentas de manera extensiva, elevando el salario mínimo interprofesional, aumentado el salario de los empleados públicos y estableciendo un plan de recuperación del poder adquisitivo perdido en la etapa de crisis y promoviendo una negociación colectiva en las empresas que tenga entre sus objetivos la ganancia de poder de compra de los salarios, como palanca esencial de reactivación de la demanda de los hogares.