La campaña de descrédito que Rosell mantiene contra los empleados públicos responde a intereses económicos y políticos, no a la realidad

08 Feb La campaña de descrédito que Rosell mantiene contra los empleados públicos responde a intereses económicos y políticos, no a la realidad

La Federación de Servicios Públicos (FSP) de UGT en Castilla y León ha señalado, a raíz de las opiniones del presidente de la Patronal, Juan Rosell recogidas en medios de comunicación, que la campaña de desprestigio que mantiene contra los empleados públicos responde sólo a intereses económicos y políticos y no a la realidad de las Administraciones de nuestro país. UGT exige al jefe de los empresarios que retire las acusaciones vertidas contra el colectivo de empleados públicos.

El Sindicato considera que una parte del sector empresarial, que el señor Rosell representa, mira con codicia al sector público, donde ven una excelente oportunidad de negocio, incapaces como son de mantener y abrir nuevos mercados en el sector privado, en la actual crisis económica.

Estas afirmaciones vejatorias no son un hecho aislado. En los últimos dos años Rosell no ha dudado en cuestionar la labor de los trabajadores públicos basándose en cifras imprecisas, parciales o directamente sin ningún tipo de datos.

El desprecio generalizado al colectivo de empleados públicos, blandiendo tópicos decimonónicos, resulta tan falso e injusto como tachar a todos los empresarios de “delincuentes” atendiendo a ejemplos como el del anterior jefe de la patronal, Díaz Ferrán.

Esta campaña no se da sólo en nuestro país. La estrategia de espolear a los ciudadanos contra el sector público con difamaciones, se ha producido en países como Grecia o Portugal. Las élites empresariales y políticas neoliberales primero arremeten contra el sector público, acusándolo de ineficaz, para más tarde justificar recortes, subcontratas y concesiones de servicios públicos esenciales a empresas privadas.