La FSP-UGT de Castilla y León contesta a la vicepresidenta de la Junta

18 Ago La FSP-UGT de Castilla y León contesta a la vicepresidenta de la Junta

La Federación de Servicios Públicos de la UGT de Castilla y León, como primera fuerza sindical entre los empleados públicos de la Junta de Castilla y León, había mantenido hasta ahora un prudente y expectante silencio confiando en que se fueran aclarando las cosas en relación con los llamados “huertos solares” y las dimisiones que se han ido produciendo entre altos cargos de la Junta de Castilla y León. Entendíamos que debíamos dar el tiempo necesario a la Junta para investigar con rigor todos los extremos de este complicado asunto. Posteriormente, sería el momento de las valoraciones y de la exigencia de responsabilidades.

Sin embargo, las indignantes declaraciones de la Vicepresidenta de la Junta, María Jesús Ruiz, en el sentido de descartar responsabilidades políticas por el hecho de que las personas que han presentado su dimisión “no son altos cargos de la Administración sino funcionarios de carrera de la Junta de Castilla y León”, nos obligan a contestar con rotundidad.

Miente la Vicepresidenta al decir que los dimisionarios no son altos cargos de la Junta. ¿Los Secretarios de las Delegaciones Territoriales no son altos cargos?. ¿Los Jefes de los Servicios Territoriales de las distintas Consejerías no son altos cargos?. Esos cargos no se obtienen por oposición o por concursos de méritos, sino que son cargos de confianza, de libre designación, en definitiva, son cargos políticos.

Los funcionarios, en sus puestos de funcionarios, no dimiten de sus puestos, ni se les cesa de los mismos, salvo que estén ejerciendo, además, como es el caso, un cargo de libre designación. Y libre designación quiere decir que alguien los designa para esos puestos. Y en estos casos es la Junta de Castilla y León la que los nombra. A un funcionario, en caso de irregularidades en el desempeño de sus funciones, se le puede abrir un expediente, del que posteriormente se pueden derivar las responsabilidades a que hubiere lugar. No es éste el caso que nos ocupa.

Intenta engañar la Vicepresidenta cuando, negando la condición de altos cargos de los dimisionarios, sin embargo recuerda la condición de funcionarios de los mismos. En las actuales circunstancias, ninguno de ellos estaba ejerciendo las labores propias de su cargo de funcionario, y sí las de altos cargos de la Junta.

Nosotros, con la prudencia que solicita la Vicepresidenta (y que ella no se aplica a sí misma), no vamos a pedir responsabilidades hasta que las investigaciones que están abiertas concluyan. Sin embargo sí debemos pedir Responsabilidad, con mayúsculas, a la Vicepresidenta por sus indignas declaraciones. Debemos exigir Respeto, con mayúsculas, para los empleados públicos de la Junta de Castilla y León, a los cuales la señora Vicepresidenta no le preocupa salpicar su buen nombre para esconder posibles responsabilidades políticas del Gobierno del que ella forma parte.

Los empleados públicos de la Junta no nos merecemos una Vicepresidenta así.

Share