La Novena Verdad de la Reforma Laboral

26 Ago La Novena Verdad de la Reforma Laboral

Esta medida, tomada de forma unilateral por el gobierno, tendrá una amplia repercusión en el caída de los derechos de los trabajadores, con la simple previsión de una evolución negativa en las cuentas de resultados de las empresas, estas tendrán la justificación para despedir a los trabajadores de manera procedente. La diferencia entre procedente y improcedente está en la indemnización que recibe el trabajador que pasa de a ser de 45 días por año trabajado (improcedente) a 20 días por año trabajado (procedente). Por lo tanto quien paga la mala gestión empresarial, los problemas creados por los mercados financieros es el trabajador, único inocente de la actual situación de crisis económica. Aquellas empresas que han tenido enormes beneficios económicos no solo salen indultadas sino beneficiadas por la reforma laboral impuesta por el gobierno.

Una empresa del sector auxiliar del automóvil, con 190 trabajadores podrá presentar un Expediente de Regulación de Empleo para extinguir el número de contratos que crea conveniente con el simple hecho de preveer una evolución negativa en su cuenta de resultados. La pérdida de derechos no queda aquí, ya que la justificación que debe presentar a la Autoridad Laboral para que sean aprobados la rescisión de contratos, tras la reforma laboral se ha simplificado a la deducción mínima de la razón de la decisión de despido.

Esta situación puede pasar en cualquier tipo de empresa (microempresa, pequeña empresa, mediana empresa o gran empresa) de cualquier actividad (agrario, construcción, servicios o industria) a trabajadores de cualquier edad y antigüedad.

La perdida económica para el trabajador se sitúa en el 60% de la indemnización, así un trabajador con 19 años de antigüedad con una base reguladora de 35 euros/día, con la norma anterior cobraría 29.925 euros (45 días/año), tras la reforma laboral, 12.600 euros (20 días/año), 17.325 euros que deja de percibir el trabajador y se ahorra la empresa.

A la facilidad que se le da a la empresa para despedir de forma procedente, hay que añadir que los máximos de la indemnización por despido son, 42 mensualidades por el despido improcedente y tan sólo 12 mensualidades para el despido procedente, otro beneficio para la empresa y pérdida de derechos para el trabajador.

Descarga aquí “Las 29 Verdades de la Reforma Laboral”

Noticias Relacionadas