La pérdida de población continúa desangrando a nuestra Comunidad

16 Dic La pérdida de población continúa desangrando a nuestra Comunidad

Pérdida de población

En el primer semestre de 2017, la pérdida de población en Castilla y León ha sido de 23.644 personas, situándonos en 2.423.875. Este descenso de población es una lacra que llevamos sufriendo desde el año 2009. En 7 años y medio la población ha descendido en 123.646 habitantes, un 4,5%.

Estamos a niveles poblacionales del año 2001.

La incorporación de población extranjera no suple la emigración a otras Comunidades o hacía otros países. Nuestros ciudadanos marchan “en busca del Dorado” y de mejores condiciones laborales y de desarrollo profesional. Circunstancia que se da especialmente en nuestros jóvenes, casualmente la generación mejor preparada de nuestra historia. Con este ritmo de descenso en apenas un siglo Castilla y León será un recuerdo en los libros de leyendas.

La despoblación es un problema característico de Castilla y León que afecta prácticamente a la totalidad del territorio. Pero presenta mayores índices de alarma en algunas provincias de nuestra Comunidad. Cuestión ésta que se acentúa en las diferencias poblacionales tan acusadas entre el medio rural y el medio urbano. Esto provoca una fractura económica y social de gran magnitud: 1 de cada 5 habitantes de Castilla y León viven en poblacionesinferiores a los 2.000 habitantes.

Modificar la tendencia demográfica

Para UGTCyL hay que modificar radicalmente nuestra tendencia demográfica, aumentando nuestra población activa y recuperando a miles de castellano y leoneses. Especialmente a los más jóvenes que tuvieron que marcharse de nuestra Comunidad Autónoma. Paralelamente, es fundamental corregir los desequilibrios territoriales que actualmente conviven en nuestra Comunidad para incorporar a los territorios menos avanzados. En definitiva, debemos conseguir que Castilla y León tenga una única velocidad en cuanto a su desarrollo y a su crecimiento.

UGTCyL exige a las diferentes Administraciones políticas urgentes para establecer un derecho de los ciudadanos a vivir y a trabajar en Castilla y León. Que otorgue a los ciudadanos nuevos derechos y garantías suficientes para favorecer su permanencia voluntaria en nuestra Comunidad Autónoma.

Principios rectores del Estatuto de Autonomía

El Estatuto de Autonomía recoge una serie de principios rectores que deberían adquirir mayor fuerza legal. El propósito sería definir, con mayor claridad, las obligaciones de las Administraciones y los derechos de los ciudadanos, respecto a las oportunidades, para desarrollar un proyecto de vida personal y profesional en Castilla y León.

UGTCyL demanda que en las políticas familiares debe de primar la conciliación de la vida profesional y familiar. Además, unas políticas de empleo y vivienda adecuadas son necesarias para incrementar la confianza en el futuro. Un elevado índice de desempleo juvenil y unos contratos de trabajo precarios pueden tener importantes consecuencias para el reemplazo generacional.

Noticias Relacionadas