La precariedad laboral y la dependencia económica dificultan las denuncias de violencia machista

25 Nov La precariedad laboral y la dependencia económica dificultan las denuncias de violencia machista

UGTCyL y Cadena SER han organizado un encuentro bajo el título “Solo por ser mujer”, con motivo del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer. En este encuentro ha participado Cristina Antoñanzas, vicesecretaria general de UGT. Antoñanzas ha señalado que desde la Unión General de Trabajadores vamos a seguir reivindicando este día. Pero no porque sea 25N sino porque hay que hay que plantar cara a la violencia machista contra las mujeres todos los días del año. Todos los días tienen que ser 8M y 25N.

Esta violencia se produce en todos los ámbitos de la sociedad. Es una lacra que, como sociedad democrática, no nos podemos permitir. Y nadie, sea quien sea o el partido político que sea, no nos va a hacer callar, manifestó la vicesecretaria general de UGT.

Precariedad laboral y dependencia económica frenan las denuncias

Para acabar con la violencia de género hay que terminar primero con la discriminación y la desigualdad que padecen las mujeres. Ya para ello, señaló Antoñanzas, el empleo es fundamental al facilitar a la mujer la independencia económica necesaria para hacer frente a estas situaciones. El 82,5% de las mujeres que han sufrido violencia son poco independientes económicamente y el 59% se encontraban en situación de desempleo. Precariedad laboral y dependencia económica del maltratador son los principales frenos para denunciar la violencia machista.
También ha reclamado políticas públicas útiles para la inserción laboral de las mujeres víctimas de violencia. En este sentido ha señalado que los contratos bonificados (0,009%) o las reducciones de cotizaciones a las empresas apenas se utilizan. Y cuando lo hacen son con contratos temporales y precarios. Se necesitan empleos de calidad, estables y con salarios dignos dar seguridad económica a las víctimas.

Como sindicato queremos hacer hincapié en la violencia y acoso sexual o por razón de sexo que sufrimos las mujeres también en nuestros centros de trabajo. Cuando se da una situación de este tipo es fundamental disponer de las herramientas y mecanismos necesarios para proteger a la víctima y para, sobre todo, que ella sienta que estamos a su lado. Por eso desde UGT consideramos fundamental la introducción en todas las empresas de Protocolos de acoso sexual o por razón de sexo.

Protocolos contra el acoso laboral sexual en el Pacto de Estado contra la Violencia de Género

Pero no solo en la negociación colectiva, también desde UGT reclamamos que en el Pacto de Estado contra la Violencia de Género se recojan protocolos contra el acoso laboral sexual. Es algo que ya hicimos durante su elaboración y no se tuvo en cuenta.
Este acoso es un hecho habitual, normalizado e invisible. Además, un gran número de casos no llega a denunciarse por el miedo al despido. Por eso se lo reclamamos al futuro gobierno de España.

Regulación del ciberacoso

Por último, la vicesecretaria general de UGT, Cristina Antoñanzas ha demandado también una regulación específica sobre ciberacoso en el ámbito laboral.
Es cierto que existe un Protocolo General de Actuación (firmado por el Ministerio de Trabajo y la Agencia Española de Protección de Datos) para atender a las personas que sufren violencia a través de las nuevas tecnologías, pero con esta regulación específica que reclamamos desde UGT se puede proteger a las víctimas de este tipo de acoso y sancionar cualquier tipo de violencia de género.