La reforma laboral dispara los ERES en Castilla y León, hace caer la contratación y desregula las relaciones laborales

18 Oct La reforma laboral dispara los ERES en Castilla y León, hace caer la contratación y desregula las relaciones laborales

La reforma laboral no ha creado empleo, no ha frenado la destrucción del mismo y ha empeorado las condiciones laborales del conjunto de los trabajadores de la región. Esta es la conclusión principal del Informe elaborado por UGT, “Seis meses de reforma laboral: evolución de la contratación, el empleo y los Eres en Castilla y León”, presentado hoy por el Secretario Regional de Acción Sindical y Empleo, Faustino Temprano.

Temprano ha destacado la caída en la contratación: en el periodo de vigencia de la reforma laboral, respecto al mismo periodo de 2011, (entre los meses de marzo a agosto), los contratos han disminuido un 8,2% en la región, frente al 4,4% en España, alcanzando en agosto de 2012 la cifra más baja de contratos indefinidos, un 5,4% frente al 6% en el conjunto nacional. Según el Informe de UGT, de cada 100 contratos registrados en Castilla y León 93 son temporales y solo 7 indefinidos.

El responsable de Acción Sindical de UGT ha insistido en que no se está cumpliendo con ninguno de los objetivos que decía perseguir el Gobierno con la reforma laboral: no se mantiene el empleo, no se generan puestos de trabajo y no se evitan los despidos. Más bien al contrario, el informe de UGT recoge un incremento alarmante del número de expedientes de regulación de empleo cifrado en un 122% en Castilla y León, durante los cuatro primeros meses del año, principalmente en empresas de más de 100 trabajadores. Aumentan en un 59% los afectados por ERES de extinción en la región, un 46% los afectados por ERES suspensivos y un 332% los afectados por expedientes de reducción de jornada.

UGT ha vuelto a calificar como imprescindible una remodelación de la política fiscal junto a la puesta en marcha de otras políticas de estímulo cuyo objetivo sean el crecimiento y la creación de empleo.

Y es que la situación en Castilla y León es realmente preocupante si tenemos en cuenta según datos del Sindicato, que el número de ocupados ha descendido un 4,09% en Castilla y León respecto al año anterior  y que desde 2008, momento en el que comenzara la crisis,  hay 114.000 ocupados menos en la comunidad autónoma. Se da la circunsatancia de que haSta el año 2011, la tasa de paro regional aumentaba por debajo de la media española, mientras que desde 2012 crece por encima de la media estatal.