Las condiciones de trabajo en el nuevo edificio de Arroyo impedirán prestar un servicio público de calidad

05 Ago Las condiciones de trabajo en el nuevo edificio de Arroyo impedirán prestar un servicio público de calidad

Tras visitar las instalaciones, el Comité de Empresa de la Agencia de Inversiones y Servicios denuncia unas condiciones de trabajo que no garantizan ni la confidencialidad ni la intimidad de los administrados en sus relaciones con la Agencia, pese a los muchos millones de euros (60 millones de euros, casi 10.000 millones de pesetas) que la Junta de Castilla y León va a gastarse en el edificio de Arroyo de la Encomienda.

El nuevo edificio albergará a los trabajadores agrupándolos dentro de un espacio común a todos ellos en grupos o “islas” de 6 en 6 trabajadores sin apenas espacio entre ellos y sin ningún tipo de separación. Esta distribución espacial, en opinión del Comité de Empresa, imposibilita la mínima concentración que la calidad de servicio al administrado requiere, y hace imposible garantizar la confidencialidad y la protección de datos.

Destaca el hecho de que el edificio constituye una obra faraónica, no tanto por su calidad arquitectónica, sino por su elevadísimo precio y que, pese a ello, el presupuesto ha quedado insuficiente para adquirir un mobiliario adaptado o distribuir el espacio en función del servicio público a prestar, sin embargo se han creado despachos para los jefes y directivos que ocupan gran parte del espacio útil. Por otra parte, la modificación de condiciones y el hacinamiento denunciado por el Comité va a coincidir en el tiempo (a partir de mediados de septiembre) con la fase de más virulencia de la pandemia de gripe A, y se situara a los trabajadores en unas condiciones de máxima proximidad física que favorecerán el contagio.

Según el Comité de Empresa de la ADE, con el edificio de Arroyo de la Encomienda, “Vamos a salir perdiendo todos, los trabajadores vamos a empeorar nuestras condiciones de trabajo, los administrados tendrán que desplazarse a un lugar aislado para obtener los servicios que ahora tienen en el centro de la ciudad, las arcas publicas verán mermado el dinero que podrían dedicar a otros fines mas útiles. Una vez mas nuestros directivos nos demuestran que, a la hora de llevar a termino “sus” proyectos, todo esfuerzo es poco… Siempre que sea ajeno”.