Lito deja la dirección de MCA-UGT destacando el orgullo de ser de UGT

03 Oct Lito deja la dirección de MCA-UGT destacando el orgullo de ser de UGT

El secretario general de MCA-UGT, Manuel Fernández López, “Lito”, se despidió ayer formalmente de la secretaría general de la Federación tras una trayectoria indical de 25 años de liderazgo. Fue durante su intervención en el debate de la gestión de la Comisión Ejecutiva Federal, que se convirtió en un acto emotivo de homenaje a un compañero ya histórico de nuestra Organización y del movimiento sindical español. Las intervenciones de los secretarios generales y las anteriores de los invitados institucionales y fraternales durante el acto de apertura estuvieron centradas en la figura de Lito y su enorme bagaje sindical.

El hasta ahora secretario general de MCA-UGT, Manuel Fernández López, “Lito”, reconoció ayer que “a mí el Sindicato me lo ha dado todo” y pidió “un compromiso con la nueva Dirección que salga del Congreso”.

Lito aprovechó su intervención para hacer un repaso de lo acontecido en nuestro país en los últimos 25 años al frente de la Federación, desde sus inicios en el año 1988 en una situación difícil, tras un año de gestora por los desencuentros entre la Federación y la dirección Confederal, y pocos días después con la celebración de la huelga del 14-D, pasando por las sucesivas reconversiones industriales (naval, siderúrgica, etc.), la privatización de las empresas públicas consideradas como las joyas de la corona y el fracaso de los planes de reindustrialización, y la elaboración del Libro Blanco de la Industria con el Ministro Eguiagaray, que hizo el diagnóstico de la situación de nuestra industria pero que luego no se aplicó, junto a las huelgas generales convocadas a los gobiernos del PSOE y del PP.

Un capítulo aparte mereció para Lito el proceso de fusión entre UGT-METAL y FEMCA-UGT que dio lugar a la actual MCA-UGT, un proceso que consideró “modélico” y que fue posible por la identificación ideológica y por la forma de “hacer sindicato” de ambas federaciones. En este punto recordó la figura de Manuel Garnacho y su enorme trayectoria sindical, y destacó la convocatoria de varias huelgas generales en el sector de la construcción, y otra al gobierno de Aznar por su intento de reforma laboral.

La industria, asignatura pendiente

Señaló que ningún gobierno ha tenido “sensibilidad” para abordar la política industrial que necesita en nuestro país en los últimos veinticinco años y destacó que la industria “sigue siendo la gran asignatura pendiente”, para lo cual es necesario un cambio de modelo productivo. No obstante recordó avances como el convenio general de la construcción y la Tarjeta de Profesional de la Construcción o la ley reguladora de la subcontratación en la construcción.

Respecto a la situación actual, Lito lamentó que lo que conseguimos con la negociación colectiva lo estamos perdiendo con reales decretos como la reforma laboral o con los recortes sociales y civiles (sanidad, educación, pensiones, etc.), que constituyen “una clara reversión ideológica” cuyo ejemplo más reciente es la última reforma de pensiones.

Unidad de Acción

En otro orden de cosas, Lito destacó la importancia de la unidad de acción mantenida con CCOO, tanto con FECOMA como con la Federación de Industria, y el “trato fluido” con las patronales y empresarios de nuestros sectores, junto al buen funcionamiento de las fundaciones paritarias, como la Fundación Laboral
de la Construcción, la FMF, la Fundación Laboral de la Madera y el Mueble, y la Fundación CEMA, y los esfuerzos realizados en materia de negociación colectiva pese a las dificultades propiciadas por la reforma laboral.

Lito resaltó también el papel jugado por la Federación en el 41º  Congreso Confederal. “Si el 36º Congreso Confederal significó una revolución en el modelo confederal de federaciones, el 41º Congreso Confederal celebrado en el mes de abril ha sido el aldabonazo definitivo”, con importantes reformas estructurales, la creación de la figura de los agentes sindicales, la reordenación de los servicios jurídicos y la reordenación sectorial, etc., “y ahora queda el desarrollo de los aprobado en el congreso.

Lito recordó también a los compañeros que se quedaron en el camino y destacó su orgullo de pertenecer a la Unión General de Trabajadores. “A mi el sindicato me lo ha dado todo” reconoció, “amigos, compañeros, etc.” Tras hacer un llamamiento a la militancia y advertir sobre la campaña de desprestigio contra los sindicatos, Lito consideró necesario hacer autocrítica y adecuarnos a la situación actual del país.

Finalmente, el hasta ahora secretario general de MCA-UGT reconoció tener “un enorme agradecimiento” a todos los compañeros y compañeras y a toda la gente con la que me he relacionado, con las Federaciones y Uniones Territoriales y con la Comisión Ejecutiva Confederal, y especialmente “con lo que yo llamo mi gente, con la Comisión Ejecutiva y con los colaboradores y se despidió pidiendo “el compromiso de todos con la nueva Dirección”.

Noticias Relacionadas