Los trabajadores de NISSAN piden a la Junta que no de el visto bueno al ERE si no se llega a un acuerdo entre empresa y trabajadores

29 Ene Los trabajadores de NISSAN piden a la Junta que no de el visto bueno al ERE si no se llega a un acuerdo entre empresa y trabajadores

Tras casi una hora y media de negociación, la primera reunión entre el Comité de Empresa de la fábrica de NISSAN en Ávila y la dirección, para debatir sobre el Expediente de Regulación de Empleo (ERE), se ha cerrado sin acuerdo.

El Presidente del Comité de Empresa, en el que UGT es mayoritario, Miguel Ángel Zurdo, ha explicado que esta reunión ha sido, en principio, una “toma de contacto”, ya que es la primera vez que empresa y sindicatos se reúnen durante el periodo de consultas del ERE.

Para MCA-UGT, en las actuales condiciones “no puede firmarse el ERE”, ya que la empresa no accede a los mínimos planteados por los trabajadores.

Así, NISSAN propone que el expediente, que se prolongaría hasta marzo de 2010, no afecte a los mayores de 53 años, cuando UGT pide que queden excluidos a partir de los 51, y accede sólo a pagar el 80% del “complemento”, es decir, del salario base durante el tiempo en el que los empleados están “regulados”. El 70% de ese salario lo abona la Administración pública, mientras que el resto, sólo un 10%, lo pagaría la empresa.

Zurdo mostró su confianza en que la empresa negocie con los trabajadores y llegué a un acuerdo para aplicar el ERE, el tercero que se plantea en menos de un año. Asimismo, lamentó que, una vez más NISSAN no se pronuncie sobre la llegada de un nuevo modelo, ni sobre la posibilidad de incluir en el ERE un plan industrial “que garantice la viabilidad de la planta y la continuidad del empleo”.

MCA-UGT en NISSAN recuerda que el ERE conlleva la pérdida de poder adquisitivo y de días de desempleo de los trabajadores, por lo que reclama a la multinacional “una correspondencia del esfuerzo que estamos haciendo”.

Por otro lado, más de un centenar de trabajadores se han concentrado ante la delegación de la Junta de Castilla y León, portando pancartas y gritando consignas como: “Por un plan industrial que garantice el empleo”, “Más expediente no es la solución” y “No al terrorismo empresarial”, entre otros.

Tras la concentración, los trabajadores fueron recibidos por el delegado territorial de la Junta en Ávila, al que solicitaron que transmitiera al Vicepresidente segundo y Consejero de Economía, el malestar de los trabajadores y la petición de que “no tome ninguna decisión sin el acuerdo de los trabajadores” y que “si quiere mediar, que medie, pero que la empresa se siente a negociar con los trabajadores.