Más empleo y mayor poder adquisitivo de los salarios

14 Oct Más empleo y mayor poder adquisitivo de los salarios

El fracaso de la política de austeridad a ultranza que se ha impuesto es un hecho que se constata con los datos publicados hoy por el INE relativos al IPC, datos que sitúan a nuestra economía al borde de la deflación y a la zona euro en serio riesgo de una nueva recesión. La recuperación no llega a los hogares por el alto desempleo y la pérdida de poder adquisitivo de los salarios. Organismos internacionales como la OCDE, el Banco Central Europeo o el Ecofin reconocen ya que hay que cambiar de estrategia reorientando el gasto hacia la inversión productiva, flexibilizando los objetivos de consolidación fiscal y estableciendo políticas que incentiven la empleo y frenando la devaluación salarial. Desde UGT se considera básico la aplicación de políticas activas de empleo, extender la protección social y sentar las bases de un cambio de modelo productivo junto una política salarial acorde con la nueva etapa, de modo que los salarios ganen poder de compra y contribuyan a la reactivación de la demanda y a la creación de empleo.

Según los datos publicados hoy por el Instituto Nacional de Estadística (INE), el Índice de Precios de Consumo (IPC) situó su tasa de variación anual en el mes de septiembre de 2014 en el -0,3%.

Los datos muestran que nuestra economía se mantiene al borde de la deflación. Y un escenario deflacionista en nuestra economía sería muy complicado de cambiar. A pesar del triunfalismo, la supuesta reactivación de la economía que apuntan algunos indicadores macroeconómicos no parece haberse trasladado a los hogares, cuyo consumo no puede recuperarse básicamente por tres razones: por la pérdida de poder adquisitivo de sus rentas, por la falta de fluidez del crédito y por el todavía elevado endeudamiento al que están sometidos.

Estamos ante un riesgo cierto de que se prolongue la situación de caída de precios, instalándonos en una situación deflacionista muy perjudicial. Pero la recuperación de los precios no puede convivir con la paralización de la demanda; la reactivación de nuestra economía requiere de una reactivación del consumo de las familias, que solo será posible si aumenta el empleo y si además se da un crecimiento real de los salarios de los trabajadores.

Los niveles de desempleo y el aumento de las situaciones de riesgo de pobreza hace que la prioridad de la política económica deba de ser el crecimiento de la actividad y el acceso al empleo para todas estas personas.

Organismos internacionales como la OIT o la OCDE están alertando sobre los efectos nefastos que para la economía están teniendo tanto las políticas de austeridad como las políticas de recortes salariales, puesto que ahogan el consumo interno y hunden las economías. La OCDE reconoce que el recorte de los salarios ha sido tal que está provocando penurias entre los trabajadores y sus familias, que las mejoras de competitividad por esta vía están agotadas y que estos descensos lastran la recuperación.

Desde UGT se considera básico la aplicación de políticas activas de empleo, extender la protección social y sentar las bases de un cambio de modelo productivo junto una política salarial acorde con la nueva etapa, de modo que los salarios ganen poder de compra y contribuyan a la reactivación de la demanda y a la creación de empleo.

Noticias Relacionadas