Movilizaciones en las grandes superficies

07 Jun Movilizaciones en las grandes superficies

UGT y Comisiones de Castilla y León, por medio de sus Federaciones Sectoriales de Comercio (CHTJ-UGT y FSP-CCOO de CyL) quieren hacer un llamamiento a los trabajadores y trabajadoras de Grandes Superficies de la Comunidad, y al conjunto de la sociedad, para que hagan oír su voz en esta concentración que se celebrará ante la sede de CECALE patronal que representa a ANGED en Castilla y León, el próximo día 9 de junio a las 12 horas.

Desde UGT y Comisiones llevamos desarrollando desde el 4 de agosto de 2009 -nefasta fecha en la que los sindicatos corporativos Fasga y Fetico firmaron el actual convenio- una serie de acciones, tanto jurídicas como sindicales, encaminadas a denunciar tan anacrónica y sonrojante injusticia (agravada hasta el límite por una nueva vuelta de tuerca de ANGED, patronal que agrupa a las empresas del sector – El Corte Inglés, Carrefour, Alcampo, Makro, Leroy Merlin, FNAC, MediaMarkt, Ikea, Leclerc, Conforama, Hipercor, Eroski, Toys’R’Us, C y A. que han aprovechado interesadamente la crisis para degradar más si cabe las condiciones laborales de sus trabajadores), desregulando la jornada laboral hasta hacer imposible la conciliación de la vida familiar y personal con la laboral, disminuyendo la cobertura en caso de enfermedad, eliminando los compromisos de garantía de empleo fijo, estable y con derechos, imponiendo la movilidad total en sus empresas e instaurando una política salarial que pone en riesgo el mantenimiento del poder adquisitivo.

Una patronal que además, ha sido condenada por el Tribunal Supremo en cinco ocasiones por hurtar el derecho al descanso semanal de sus empleados; una patronal cuyas empresas han sido condenadas por atentar contra la libertad sindical; una patronal que representa a compañías que discriminan en función de la afiliación sindical; una patronal, en conclusión, que está muy lejos de conocer y respetar los derechos democráticos de los trabajadores.

Hablamos de empresas que han tenido y tienen cuantiosos beneficios -cuyo reparto sólo se refleja en las cuentas de sus consejos de administración- y que aun así siguen pretendiendo que las mermas provocadas por la crisis recaigan exclusivamente sobre los trabajadores y trabajadoras. ¿Acaso el balance de pérdidas de éstos no está suficientemente saldado con la destrucción de cerca de 80.000 puestos de trabajo y la sustitución de empleo fijo a jornada completa por empleo precario a tiempo parcial? Recurrir a la crisis para “socializar” las supuestas perdidas -“que las paguen los trabajadores mientras nosotros disfrutamos de las ganancias”- y recortar de paso las condiciones laborales de tus empleados es un ejercicio irreverente e insoportable de codicia, cinismo y ruindad.