No podemos querer tener buenas pensiones con pésimos salarios

05 Abr No podemos querer tener buenas pensiones con pésimos salarios

“Pensiones actuales y futuras. El sistema a debate”  ha sido la jornada que se ha celebrado en Palencia dentro de los actos conmemorativos del 130 aniversario de UGT.

El secretario general de UGTCyL, Faustino Temprano, ha indicado que nuestro objetivo prioritario es garantizar unas pensiones suficientes y dignas. Garantía que deben tener los pensionistas actuales y los futuros.
Para lograrlo hay que reforzar la estructura de los ingresos y abordar la evolución del gasto. Y para ello hay que seguir criterios de contributividad y no de reducción simple de coberturas.

Reivindicaciones de UGT

Temprano ha establecido una hoja de ruta basada en cuatro puntos:

  • Recuperar el Pacto de Toledo y el acuerdo político y social. Se garantizaría la sostenibilidad, viabilidad y suficiencia del sistema público de pensiones a largo plazo, actuando sobre la política de ingresos.
  • Derogar la reforma de las pensiones de 2013, llevada a cabo por el PP fuera del Pacto de Toledo. Esta reforma puso fin a la revalorización de la pensiones según el IPC estableciendo el índice de revaloración del 0,25%. También incluyó el factor de sostenibilidad. Medidas todas ellas dirigidas a reducir las pensiones tanto presentes como futuras. Temprano reivindicó que debe garantizarse por ley el poder adquisitivo de las pensiones revalorizándolas con el Índice de Precios al Consumo.
  • Garantizar la financiación suficiente del sistema de pensiones. Preferentemente a través de las cotizaciones sociales, aportando con impuestos financiación a medida que sea necesario.
  • Completar la separación de fuentes del sistema de pensiones. Las cotizaciones sociales deben destinarse a financiar la parte contributiva del sistema. Mientras que la no contributiva, incluyendo gastos de gestión y los que no le corresponde sostener a la Seguridad Social, se financie con cargo a impuestos generales.

Para lograrlo Temprano reclamó un acuerdo entre los partidos políticos y con los agentes sociales y económicos dentro del Pacto de Toledo.

Propuestas estrafalarias

Por su parte, el secretario de Estado de la Seguridad Social, Octavio Granado, encargado de la ponencia inaugural, señaló que siendo positivo hablar de pensiones, “no lo hacemos desde le mejor punto de partida”.
Tras definir al Pacto de Toledo como la hoja de ruta de la Seguridad Social en los últimos 25 años hizo referencia a la falta de acuerdo dentro del Pacto debido a las “propuestas cada vez más estrafalarias”.

Como ejemplo se refirió a quienes hace una semana pedían un descenso de las pensiones del 20% -40% son los mismos que ahora dicen que hay que subirlas más que el IPC y ayer pedían la utilización de otro indicador.

También aludió a los “partidos de derecha” que votan en contra de la convalidación de los decretos-ley que nos permitirían tener 1.000 millones de ingresos en la SS. Partidos que, al mismo tiempo, proponen medidas que incrementarían los costes del sistema de pensiones en torno a 3.000 – 4.000 millones, sin tener en cuenta que ya tiene un déficit de 18.000 millones de euros.

Un sistema sostenible

Para Octavio Granado el sistema “es muy sostenible y tiene fortalezas muy amplias”. Tenemos una pensión máxima relativamente reducida y que estamos financiando con cotizaciones sociales muchos gastos que en otros países se financian a través de impuestos. Ampliamos el permiso de paternidad y lo financiamos con cotizaciones sociales, al igual que las prestaciones por desempleo no contributivas.

La única solución posible es “normalizar el sistema de pensiones español en relación con Europa”. Hay que seguir llevando a cabo Políticas Activas de Empleo, aplicando beneficios fiscales, pero con financiación de los impuestos. Con eso el sistema español sería sostenible.

Buenos salarios, buenas pensiones

También contribuiría a la sostenibilidad del sistema un aumento de los salarios. Granado señaló que en 2011 los empresarios españoles cotizaban a la SS la misma media que los empresarios europeos. Actualmente cotizan algunas décimas menos en relación con la riqueza nacional.
Terminó manifestando que “no podemos querer tener buenas pensiones con pésimos salarios”.

Noticias Relacionadas