Paro de Abril 2020. El Paro aumenta por efecto de la Pandemia

05 May Paro de Abril 2020. El Paro aumenta por efecto de la Pandemia

Los datos

En términos relativos, en Castilla y León el comportamiento del paro en abril subió un 8,98 respecto a marzo, cuando el pasado año bajó un 2,47 por ciento (3.674 parados menos en términos absolutos hasta 145.093 entonces). Por su parte, en el resto de España el paro subió un 7,97 por ciento, con lo que la cifra de parados en el conjunto del país subió en 282.891 hasta situarse en un total de 3,83 millones.

Se trata del octavo mayor aumento porcentual del paro del país que subió en todas las comunidades autónomas , en términos absolutos Castilla y León anota el séptimo mayor incremento del país.

En comparación con abril de 2019, el paro registrado en Castilla y León subió un 14,65 por ciento (21.261 desempleados más), peor dato que el pasado año (-6,76 por ciento, 10.523 parados menos) mientras que en España subió un 21,10 por ciento, el equivalente a 667.637 parados más.

Se trata en este caso del segundo menor aumento porcentual del paro del país, sólo por delante de Murcia (13,64 por ciento), con el mayor incremento en Islas Baleares (62,18 por ciento).

Paro por Provincias

El paro aumentó en abril en comparación con marzo en todas las provincias lideradas por Segovia, con un 11,57 por ciento (864 parados más), seguida de Soria (11,30 por ciento, 444 parados más); Salamanca (11,17 por ciento, 2.635 parados más); Burgos (9,93 por ciento, 2.005 parados más); Valladolid (9,24 por ciento, 2.999 desempleados más) y Palencia (9,16 por ciento, 904 desempleados más).

El resto de las provincias registran aumentos porcentuales del paro inferiores a la media regional: Zamora (7,06 por ciento, 854 parados más), Ávila (7,00 por ciento, 839 desempleados más) y León (6,97 por ciento, 2.166 personas más en las listas del desempleo).

En comparación con abril de 2019 el paro aumentó en todas las provincias de Castilla y León y el mayor incremento del desempleo se registra en este caso en Soria (22,18 por ciento y 794 parados más), seguida de Segovia (20,71 por ciento y 1.429 parados más) y Burgos (20,70 por ciento y 3.805 parados más).

A continuación se sitúan Palencia (19,72 por ciento y 1.775 parados más); Salamanca (15,59 por ciento y 3.537 desempleados menos); Valladolid (14,22 por ciento y 4.415 desempleados más); Ávila (13,55 por ciento y 1.531 parados más); Zamora (10,54 por ciento y 1.234 parados más) y León (8,99 por ciento y 2.741 parados más).

Así, en la actualidad el número de parados en Castilla y León (166.354) se reparte del siguiente modo: Ávila, 12.827; Burgos, 22.189; León, 33.238; Palencia, 10.776; Salamanca, 26.222; Segovia, 8.329; Soria, 4.374; Valladolid, 35.454, y Zamora, 12.945.

Por sectores y sexos

Por sectores, el paro registrado en las oficinas de empleo de Castilla y León en abril subió en todos liderados por servicios (10.051) y industria (1.383), seguidos de construcción (1.355), colectivo de sin empleo anterior (509) y agricultura (412).

En la actualidad, el número de parados en Castilla y León (un total de 16.672 son extranjeros, 23,78 por ciento más que en 2019) se distribuye por sectores del siguiente modo: 115.801 en el sector servicios; 15.318 en industria; 13.553 en el colectivo de sin empleo anterior; 12.998 en construcción y 8.684 en agricultura.

En cuanto a la situación por sexos, el paro en Castilla y León se reparte entre 73.622 hombres y 92.732 mujeres, si bien en el tramo de edad más joven,menores de 25 años, los hombres desempleados superan a las mujeres con 7.679 frente a 6.723.

Nuestras consideraciones

El dato de paro registrado es muy malo. Castilla y León está entre las regiones donde ha subido más en abril. Destacan sobre todo las provincias de Burgos, Salamanca, Segovia y Soria. Por de bajo de la media nacional están León, Ávila y Zamora. Desde que comenzó el Covid hay 22.631 parados más. Y la tasa de paro va a superar el 15%

Por otra parte, los datos de los Ertes son que hay más de 33.000 presentados en Castilla y León que afectan a más de 185.000 trabajadores, aunque estos números, no se reflejan en el paro. El total de trabajadores afectados, de una u otra manera (pérdida de empleo, ERTE, pérdida de contratación respecto a una situación normal…) se acerca a los 300.000 en Castilla y León.

Desde UGT sequimos apoyando la continuidad de las medidas de protección al empleo y de protección por desempleo, mientras dure la situación de crisis.

En este sentido, el sindicato defiende la ampliación en el tiempo del procedimiento de los ERTE en aquellos sectores productivos y empresas donde sea necesario; así como la necesidad de que se apruebe un ingreso mínimo vital de emergencia, considerando que hay más de un millón de hogares con todos sus miembros en paro.

Para UGT es imprescindible continuar aplicando medidas económicas y laborales que protejan a las personas que han perdido el empleo, no pueden acceder a uno o se han visto afectados por una reducción de ingresos.

Es urgente poner en marcha una renta mínima coyuntural y extraordinaria que dé cobertura a las cientos de miles de familias que se han quedado fuera del escudo de protección social y hasta que se haga realidad una Ley de Ingreso Mínimo Vital.

Asimismo, UGT apuesta por un acuerdo tripartito entre el Gobierno y los agentes sociales para sostener los ERTE como el mecanismo para evitar la destrucción del tejido productivo y del empleo. Si no es así, todo el esfuerzo realizado se verá malogrado.

Además, el sindicato considera que el diálogo social debe avanzar en el diseño de un plan de reconstrucción para el impulso económico y social, que considere la recuperación como una oportunidad para cambiar nuestro modelo productivo y de bienestar social, tomando como marco el pilar europeo de derechos sociales y los objetivos de desarrollo sostenibles.