Pobreza energética. El bono social es positivo, pero claramente insuficiente

04 Dic Pobreza energética. El bono social es positivo, pero claramente insuficiente

Pobreza energética. Para UGTCyL el bono social es positivo, pero claramente insuficienteUGTCyL quiere alertar nuevamente sobre la pobreza energética y las consecuencias negativas para más de 260.000 personas en esta Comunidad. Incluida la mortalidad que invierno tras invierno se produce especialmente en personas mayores, provocada por el uso de fuentes de calor peligrosas o por imposibilidad de mantener la vivienda en condiciones óptimas de temperatura.

La pobreza energética provoca más muertes que los accidentes de tráfico

Entre el 30% y el 50% de la mortalidad adicional de invierno se debe a unas insuficientes condiciones de climatización en viviendas, según el informe de la Organización Mundial de la Salud “Responsabilidad ambiental sobre las enfermedades asociadas a una vivienda inadecuada”.

La pobreza energética en España es, desde hace años, una causa de muerte más significativa que los accidentes de tráfico. Así lo apunta la Asociación de Ciencias Ambientales (ACA) en “Pobreza, vulnerabilidad y desigualdad energética. Nuevos enfoques de análisis”. Según ese estudio, el promedio de víctimas de accidentes de tráfico entre 1996 y 2014 es de 4.082 muertes anuales, mientras que la pobreza energética causa un promedio de 7.100 muertes al año.

El bono social resulta insuficiente

Desde este Sindicato aplaudimos cuantas medidas se pongan en marcha para abordar la pobreza energética que impide a miles de familias hacer frente al frío o al pago de las facturas de energía. El bono social regulado en el RDL 7/2016, de 23 de diciembre, es un avance positivo. Aunque puede paliar situaciones como los cortes en casos de pobreza extrema, sin embargo, resulta insuficiente. Además, añade cierta confusión al introducir medidas en el bono social eléctrico y crear uno nuevo, el bono social térmico.

El bono social eléctrico se amplía a las familias monoparentales, prohíbe los cortes de luz a familias con menores de 16 años, dependientes de grado 2 o 3 (dejando fuera las de grado 1), o con discapacidad del 33% o más. Pero para UGT CyL estas modificaciones son insuficientes. Siguen excluyendo a personas y familias en situación de pobreza, que no pueden permitirse el mantenimiento adecuado de su vivienda.

Paralelamente se crea un nuevo bono social térmico que incluye los combustibles de calefacción (gas natural, gas butano, gasóleo, pellets, etc.). Pero al tener carácter temporal no ofrece una cobertura universal, depende de la zona donde se viva y no da continuidad en el tiempo.

Hay que establecer varios niveles de ayuda

UGT propone el establecimiento de varios niveles de ayuda en estos bonos, en función de los referidos ingresos y del número de miembros de la unidad familiar, implantando varios tramos basados en estos criterios; que se eliminen las referencias a la potencia contratada al considerar que este parámetro carece de relevancia a estos efectos, así como a la tarifa a la que se encuentren acogidos los consumidores beneficiarios; y también se debería eliminar el requisito de familia numerosa porque tampoco discrimina situaciones de vulnerabilidad.

Para UGT, el bono social se debería desarrollar por medio de una ley que establezca la garantía del acceso de toda la población a un suministro básico de electricidad, y que defina las personas destinatarias del mismo, es decir, qué se entiende por consumidor vulnerable, con criterios basados fundamentalmente en los ingresos y el número de miembros de las familias.

Reforma profunda del mercado eléctrico

Una Ley integral que contemplara una reforma en profundidad del mercado eléctrico de cara a establecer el precio de Kwh en función de su coste real de generación, algo que terminaría con el actual sobrepago a las empresas eléctricas; que incluyera una tarifación más justa revisando el conjunto de conceptos incluidos en la parte fija, reducir la fiscalidad de estos suministros básicos, aplicando el IVA súper reducido (del 10%), en el marco de un modelo fiscal justo, progresivo y suficiente.

En Castilla y León, contamos con las Prestaciones económicas esenciales para hacer frente a las necesidades básicas de subsistencia. Son las Ayudas de Emergencia Social creadas en el marco del Diálogo Social, y gestionadas por los Ayuntamientos y Diputaciones. Están destinadas a cubrir, entre otras, necesidades energéticas en forma de facturas de calefacción, electricidad, gas, ……a personas y familias en situación vulnerable.

Noticias Relacionadas

Share