Solo con un crecimiento real de los salarios será posible salir de la crisis

12 Mar Solo con un crecimiento real de los salarios será posible salir de la crisis

Según los datos publicados hoy por el Instituto Nacional de Estadística (INE), la evolución anual del IPC sigue en negativo, situándose, a pesar de que aumenta ligeramente respecto la mes anterior, en el –1,6% .

Los datos ponen de manifiesto que no es posible afirma que España haya salido de la crisis. Además del consumo interno no se recupera dada la falta de fluidez del crédito hacia familias y Pymes y debido al elevado endeudamiento al que están sometidos pero además porque esa caída de los precios no se ve compensada por la caída de salarios y pensiones en España, dado su deterioro continuo de los últimos años.

Por eso la salida de la crisis pasa por una reactivación del consumo de las familias, que solo será posible si además de un crecimiento real de los salarios de los trabajadores se produce un verdadero aumento del empleo, pero del empleo de calidad. En este sentido, desde UGTCyL venimos advirtiendo del peligro de la precarización del empleo, no solo y sobre todo para los trabajadores, sino también para la economía en su conjunto, hecho que se refleja en todas las estadísticas laborales, que ponen de manifiesto que se trata de un empleo más precario, de peor calidad, con más temporalidad, mayor temporalidad involuntaria y salarios más bajos.

Para UGT Castilla y León es preciso incorporar las cláusulas de revisión salarial en el mayor número posible de convenios colectivos para preservar la negociación salarial firmada de los incrementos de precios por encima de la previsión. Y más ahora cuando ya hay analistas que advierten en sus previsiones a partir de la segunda mitad de año, la tendencia del crecimiento de los precios será positiva.

Los salarios deben crecer en términos reales. Sin una reactivación de la demanda de las familias no es posible salir de la crisis, porque la mejora salarial es garantía de más crecimiento, más empleo y más justicia en el reparto del crecimiento y la riqueza nacional.

Y en este sentido debe dirigirse también la política económica europea. Europa necesita una nueva estrategia colectiva, porque la austeridad aplicada desde 2010 ha fracasado puesto que solo se ha traducido en desigualdad y pobreza.

No vale con imponer reformas laborales que precarizan más el empleo y dinamitan las relaciones laborales, como ha ocurrido en nuestro país, sino que es necesario reforzar la negociación colectiva y fortalecer los sistemas de formación, apostar porque los salarios mínimos garanticen remuneraciones dignas, diseñar políticas de empleo eficientes, promover nuevos yacimientos de empleo y elevar la participación de los trabajadores en las empresas.

Noticias Relacionadas