UGT-Burgos denuncia que tres de cada cuatro pequeñas y medianas empresas de la provincia cumplen ficticiamente con los mínimos de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales

09 Ago UGT-Burgos denuncia que tres de cada cuatro pequeñas y medianas empresas de la provincia cumplen ficticiamente con los mínimos de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales

El Departamento de Salud Laboral del Sindicato UGT de Burgos ha constatado que desde el año 2008, comienzo de la crisis financiera y de la actividad industrial, la aplicación práctica de la Prevención de Riesgos Laborales en el seno de las empresas de menos de diez trabajadores ha sufrido una clara involución siendo ahora mismo su objeto, no el de prevenir los accidentes laborales y mejorar las condiciones de trabajo, sino corregir las consecuencias de los siniestros laborales en el caso de que los mismos se produzcan.

Amparándose en la crisis, las empresas buscan aquellos servicios de prevención ajenos que sean más baratos (ya que obligatoriamente tienen que tener contratado un servicio de prevención) y optan por la oferta más económica sin entrar a valorar la calidad del servicio que contratan. Y junto a ellas, se encuentran las “grandes ofertas” de estos Servicios de Prevención Ajenos en una guerra de precios donde aparece la “letra pequeña” en sus conciertos preventivos, que excluyen casi todo, y que se ven reducidos a una evaluación y análisis de riesgos simple.

De esta forma, los estudios higiénicos (evaluaciones de ruido, agentes químicos, temperatura…) o de ergonomía y psicosociología se están viendo desplazados fuera de las evaluaciones, lo que provoca que éstas no se realicen y si la empresa los quiere llevar a cabo (y recordemos que la legislación obliga a que todos los riesgos estén evaluados y controlados) tiene que pagar un plus por encima de la cantidad inicial lo queablemente lleva a que no se evalúen dichos riesgos si partimos de la base de que la empresa está intentando ahorrar costes.

En la práctica esto se traduce en una total ausencia de cultura preventiva en el ámbito de dichas empresas, en un aplazamiento indefinido de las medidas preventivas programadas con anterioridad y en la cumplimentación documental meramente formal de determinados protocolos para aparentar que se cumple con las exigencias que determina la Ley de Prevención de Riesgos Laborales.

Desde UGT Burgos se ha comprobado reiteradamente que en tres de cada cuatro pequeñas y medianas empresas no existe Planificación real de la prevención, tal y como establece la propia Ley de Prevención de Riesgos Laborales, con una serie de actividades preventivas planificadas, con plazos fijados para llevarlas a cabo, designación de responsables, recursos humanos y materiales.

Lo mismo se puede decir en cuanto a las Evaluaciones de Riesgos en lo que se refiere a su actualización; los Servicios de Prevención Ajenos están pidiendo un precio adicional por la realización de evaluaciones específicas, lo que provoca que estas no se realicen.

Al sindicato acuden trabajadores que denuncian que sus empresas dilatan groseramente en el tiempo, la realización de los reconocimientos médicos para ahorrarse el coste anual de los mismos.

La formación de los trabajadores en prevención de riesgos laborales también ha sufrido un retroceso significativo, puesto que es ofertada a los trabajadores fuera de su horario laboral a pesar de que la propia Ley de Prevención deja bien claro que ninguna medida puede suponer un coste para el trabajador.

Otro dato alarmante, que desde UGT- Burgos denunciamos es que al menos el 60% de las micro-pymes de la provincia no tienen conocimiento real de las actividades de prevención que tienen contratadas, descubriendo en ocasiones demasiado tarde, que las grandes ofertas de los Servicios de Prevención llevan aparejados grandes recortes en el contenido de las prestaciones preventivas.

Esto nos lleva a un punto muy peligroso, y es que, justo cuando se está peleando para que las evaluaciones y la prevención sean reales, concretas y útiles estamos viendo cómo desaparece la cultura preventiva dentro de la pequeña y mediana empresa, base del tejido industrial burgalés.

Noticias Relacionadas