UGT Castilla y León califica el acuerdo entre Junta y PSOE sobre los fondos del Plan de Convergencia Interior como un Mini Plan E, con proyectos cuyas partidas presupuestarias están ya asignadas, y en el que imperan criterios políticos alejados de una verdadera convergencia territorial

25 Nov UGT Castilla y León califica el acuerdo entre Junta y PSOE sobre los fondos del Plan de Convergencia Interior como un Mini Plan E, con proyectos cuyas partidas presupuestarias están ya asignadas, y en el que imperan criterios políticos alejados de una verdadera convergencia territorial

El Secretario General de UGT Castilla y León, Agustín Prieto, ha calificado el acuerdo alcanzado entre Junta y PSOE sobre el reparto de fondos del Plan de Convergencia Interior para 2010, como de un manifiesto engaño. Un acuerdo, ha dicho, que ha hurtado la participación de la sociedad y en el que lejos de abordarse los desequilibrios entre territorios, ha imperado el localismo, con un reparto proporcional de los fondos entre los Ayuntamientos del PP y el PSOE.

Para Prieto, que comparecía hoy en Rueda de Prensa acompañado del Secretario Regional de Política Institucional de UGT, Óscar Lobo, el Plan de Convergencia Interior presentado esta semana se ajusta más a un Mini Plan E para determinados Ayuntamientos de la comunidad autónoma, con proyectos de escasa eficacia para corregir los desequilibrios territoriales.

El máximo responsable de UGT en Castilla y León ha destacado que el acuerdo Junta-PSOE se articula como una mera transferencia de recursos ordinarios a un Plan extraordinario en el que se obvia cualquier estrategia ordenada y planificada para vertebrar la comunidad y destinar actuaciones y proyectos a una serie de zonas en función de sus verdaderas necesidades y potencialidades.

De hecho, la inmensa mayoría de los 65 proyectos incluidos en el acuerdo político, son inversiones públicas de carácter ordinario que ya tienen partida presupuestaria asignada en varios ejercicios. Es decir, una parte importante de estos proyectos ya está ejecutándose y a punto de finalizar mientras que otros se han reactivado tras varios años de paralización o retraso.

UGT Castilla y León lamenta que los criterios acordados por el PP y el PSOE para destinar los 100 M € entre los diversos territorios de nuestra Comunidad Autónoma no vayan a corregir los desequilibrios de las provincias con menor desarrollo económico y social. Y es que el acuerdo Junta- PSOE incorpora un reparto de los fondos en un 66 % de forma lineal a todas las provincias y sólo un 33 % como complemento adicional en función de las variables de renta y despoblación, lo que resta, precisamente, toda la fuerza e impacto que este Plan de Convergencia debe tener sobre aquellos territorios que más lo necesitan.

Es incomprensible, por lo tanto, que de los 100 M €, sólo 55 M€, es decir algo más de la mitad, se destinen a la zona Oeste de la Comunidad Autónoma (León, Zamora, Salamanca y Ávila), cuando estas provincias son precisamente las que presentan un diferencial en cuanto al nivel de renta, y desarrollo económico y social por debajo de la media de la Región, y por lo tanto hubieran requerido un esfuerzo presupuestario mucho mayor.

Para el Sindicato no tiene sentido que provincias como Soria que necesita un fuerte impulso para converger reciba 9,3 M€, cuando Valladolid recibe 8 (solamente 1,3 M€ más). Así es imposible que Soria que tiene un índice de renta per capita de 98,2 %, pueda acercarse a Valladolid que tiene una renta del 110,2 %

El criterio de reparto lineal de 2/3 para todas las provincias de nuestra Comunidad asignando automáticamente a cada provincia un mínimo de 7,5 M€ con independencia de sus necesidades de convergencia hace saltar por los aires la finalidad de lo que debería ser un plan para favorecer la cohesión de los territorios.

En este sentido, el Sindicato ha calificado la asignación presupuestaria del Plan de Convergencia Interior para 2010, como insuficiente y limitada ( 100 M€, de los cuales 50 M€, lo ponen el Gobierno de la Nación y los otros 50 M€ la Junta de Castilla y León) y ha recordado que el acuerdo de ambas Administraciones era de suministrar entre las dos administraciones 150 M€, hasta llegar a los 300 M€ durante los años 2010, 2011 y 2012. El Plan de Convergencia Interior para el 2010, presenta, por tanto, un severo recorte de 200 M€.

Por último, UGT insta al Gobierno Regional y al PSOE a acometer un verdadero Plan de Convergencia Interior buscando no sólo el respaldo político sino también incorporando el cauce del Diálogo Social que, a través de estos últimos años, ha demostrado su eficacia como instrumento para generar riqueza, oportunidades y mayor bienestar social.

En lo que respecta al proceso de tramitación, UGT Castilla y León solicita tanto el Gobierno Regional como al PSOE de Castilla y León que la tramitación de la norma que regule dicho Acuerdo se realicé vía proyecto ley, descartando a todos los efectos la fórmula del decreto-ley que imposibilita la democracia participativa del conjunto de la sociedad. Este Sindicato insta a ambos partidos políticos a no hurtar, con la tramitación de un asunto de tanta relevancia y envergadura como es el Plan de Convergencia Interior, la participación de la sociedad a través de los cauces e instituciones recogidas en nuestro Estatuto de Autonomía como son el Consejo Económico y Social y el Consejo Consultivo.

Noticias Relacionadas