UGT estudia personarse en el procedimiento de negociación de deuda de Nueva Rumasa

18 Feb UGT estudia personarse en el procedimiento de negociación de deuda de Nueva Rumasa

Ante su falta de liquidez, Nueva Rumasa, anunció ayer que pretende acogerse a un procedimiento de negociación de deuda que le concederá un margen de cuatro meses para negociar los pagos con sus acreedores y le permitirá evitar declararse insolvente. La Federación Agroalimentaria de UGT considera que, ante esta situación crítica, es fundamental que la compañía pueda asegurar la actividad productiva y el empleo de cada una de las empresas afectadas y por ello desde este momento UGT va a estudiar la posibilidad de personarse en dicho proceso.

El procedimiento que Nueva Rumasa pretende seguir afecta a diez empresas del grupo (cuatro de Castilla y León: Chocolates Trapa, Clesa, Elgorriaga e Hibramer con unos 500 trabajadores, aproximadamente), de las cuales ocho pertenecen al sector de la alimentación, que recoge alrededor de 5.000 trabajadores empleados en las mismas, salvo que los datos que la empresa ha facilitado al sindicato sean erróneos.

La Federación Agroalimentaria de UGT ha manifestado, en primer lugar, su decepción, ya que la Dirección del Grupo no ha comunicado a los trabajadores sus planes de acción, actitud que considera muy negativa dada la gravedad de la situación y ha anunciado que va a estudiar jurídicamente la posibilidad de personarse en el proceso para garantizar el cobro de los salarios y especialmente para que cualquier acuerdo al que llegue Nueva Rumasa con sus acreedores lleve implícito el mantenimiento de la actividad y del empleo. Desde la Federación, a nivel estatal, se ha solicitado, por otra parte, una reunión urgente con el empresario José María Ruíz Mateos para que explique las decisiones que ha tomado y mantenga informado a la representación sindical.

La Federación Agroalimentaria de UGT llevaba mucho tiempo analizando los problemas que atravesaba el Grupo Nueva Rumasa. Hace ya dos años que se retrasa en los pagos a empleados y a proveedores, lo que suponía la falta de materia prima en las fábricas y, por tanto, el bloqueo de la producción. Hoy por hoy el sindicato se mantiene a la espera de las decisiones que tome la compañía.

UGT espera que la situación se solucione y sobre todo que se mantenga el empleo y la producción continúe para evitar una crisis que afectaría a miles de familias. Ahora, si el juez aprueba el procedimiento, Nueva Rumasa tiene que ganarse la confianza de los acreedores y demostrar que puede afrontar sus deudas.

El sindicato se muestra dispuesto a colaborar con el fin de resolver el problema y defender los intereses de todos los trabajadores afectados. No obstante, la Federación Agroalimentaria de UGT anuncia que va solicitar la suspensión de la negociación del Expediente de Regulación de Empleo en Clesa, hasta que no se aclare la realidad económica del grupo Nueva Rumasa.