UGTCyL con el Día Mundial de la Tierra.“Proteger nuestras especies”

22 Abr UGTCyL con el Día Mundial de la Tierra.“Proteger nuestras especies”

La Tierra y sus ecosistemas son nuestro hogar, quizás por ello utilicemos la expresión “Madre Tierra” para referirnos a nuestro planeta. Sin armonía con la naturaleza y el planeta es imposible alcanzar un justo equilibrio entre las necesidades económicas, sociales y ambientales de las generaciones presentes y futuras. Por desgracia, ese equilibrio está seriamente comprometido, ya que los seres humanos somos tristes protagonistas de una destrucción global sin precedentes que repercute directamente en una rápida reducción de las poblaciones de flora y fauna, cuyas dimensiones nos hablan ya de extinción masiva: el cambio climático, la deforestación, la pérdida de hábitat, el tráfico y la caza furtiva, la sobrepesca, la agricultura intensiva, la contaminación por plásticos, la degradación del suelo y los pesticidas, son algunos de los impactos de largo alcance, y nuestra inacción puede convertirlos en el legado más duradero de la humanidad.

Todos los días son el Día Mundial de la Tierra

En 2009, la Asamblea General de las Naciones Unidas proclamó el 22 de abril como el Día Internacional de la Tierra, para concienciar al mundo de la necesidad de proteger el medio ambiente y de la conservación de la biodiversidad. En esta ocasión tendrá como temática central “proteger a nuestras especies”. Organizado por la Red Earth Day, la fecha se presenta como una oportunidad para despertar conciencia sobre el grado de situación en el que se encuentra la biodiversidad y la urgente necesidad de proteger especialmente a las especies amenazadas y en peligro de extinción. La celebración toma como símbolo a uno de los animales fundamentales para todo el equilibrio de la naturaleza y de la propia actividad humana: las abejas, cuyo número de ejemplares decrece año a año y alarma a los cuidadores.

La biodiversidad y las contribuciones de la naturaleza son nuestro sostén

La diversidad biológica ha sustentado el bienestar humano a través de toda nuestra existencia. Desde el suministro de materias primas, agua, alimentos, medicinas y energía, hasta la polinización de los cultivos, formación de suelos y protección de inundaciones, tormentas y erosión, los sistemas naturales del planeta nos proporcionan un amplio rango de servicios vitales que sustentan la producción, el comercio, los medios de subsistencia y el consumo de cada país.

La naturaleza nos proporciona bienes y servicios vitales. Fuente: Informe Planeta Vivo 2018. WWF.

Sin biodiversidad nos quedamos solos

Algunos estudios indican que, en los últimos cien años, el consumo mundial per cápita de materiales se ha duplicado, mientras que el consumo de energía primaria se ha triplicado. Y no solo eso, sino que ahora somos más de 7.600 millones de personas, frente a los 1.600 millones de 1900. El crecimiento económico ha mejorado el bienestar de miles de millones de personas. La esperanza media de vida mundial está por encima de los 70 años. Se han erradicado enfermedades como la viruela. La pobreza está ahora en mínimos históricos.

Debemos celebrar todo esto. Pero el aumento exponencial de la demanda de recursos naturales que acompaña al crecimiento económico, entraña un coste enorme en términos de la estabilidad de los sistemas naturales que nos sustentan. Nuestro impacto ha alcanzado una escala en la que interfiere profundamente con el clima, los ecosistemas y su biodiversidad. De hecho, los estudios aportados por la Red Earth Day, indican un impacto en el 83% de la superficie terrestre, lo que ha conducido desde 1970 a un declive del 40% tanto de los animales terrestres como marinos, llegando a un 75% en el caso de las poblaciones de peces de agua dulce o de los insectos en algunas partes del mundo. Por su parte, el último Informe Planeta Vivo (WWF), señala para un periodo semejante una reducción del 60% de los animales vertebrados.

Amenazas de extinción

La Comisión Europea corrobora estos datos para el territorio de la Unión Europea: sólo el 23 % de las especies animales y vegetales y el 16 % de los tipos de hábitat protegidos en el marco de la Directiva de Hábitats tienen un estado de conservación “favorable”. En el caso de España (país de la UE más biodiverso, con un 18% de la superficie de la Red Natura 2000), alrededor de la mitad de las especies de flora y fauna están catalogadas con alguna categoría de amenaza de extinción.

De hecho, el Ministerio para la Transición Ecológica ultima un plan urgente para la conservación de los polinizadores para intentar revertir la desaparición dramática de las abejas y otros polinizadores, grupo biológico clave en la preservación de la producción primaria. Esta situación también afecta en mayor o menor medida a Castilla y León ‒que cuenta con más de 40 espacios naturales protegidos y 10 Reservas de la Biosfera‒, donde la agricultura es un sector económico estratégico.

Reivindicar el valor del patrimonio natural y la biodiversidad

Las personas trabajadoras hemos de reivindicar constantemente el valor del patrimonio natural y la biodiversidad, fuente de nuestro bienestar y nuestro trabajo. Por ello, desde UGT Castilla y León entendemos que deben revertirse estas tasas de extinciones, y que deben exigirse políticas activas de acción inmediata para la recuperación de las especies amenazadas y en peligro de extinción. Defendemos:

  • La importancia de integrar la conservación y el uso sostenible de la biodiversidad en la planificación y puesta en marcha de políticas sectoriales.
  • El desarrollo de actividades económicas y de empleos verdes y decentes, en detrimento de aquellos que conducen al agotamiento de los recursos naturales.
  • El establecimiento de medidas que ayuden a las empresas y los consumidores en la transición de una economía lineal a una circular, que mantiene el valor de un producto, los materiales y los recursos, durante el mayor tiempo posible.
  • El impulso inmediato de nuevas políticas y medidas urgentes para alcanzar el cumplimiento de la Agenda 2030, y en concreto para los ODS 14 (Vida de ecosistemas terrestres) y 15 (Vida marina).

Noticias Relacionadas