UGTCyL exige una Ley de Igualdad Salarial efectiva contra la brecha salarial

07 Mar UGTCyL exige una Ley de Igualdad Salarial efectiva contra la brecha salarial

UGTCyL y Cadena SER organizaron un encuentro bajo el lema ‘Por qué sigue existiendo la brecha salarial’, previo a la jornada de huelga y reivindicaciones del 8M.
El debate contó con la participación de la secretaria de Estado de Igualdad, Soledad Murillo; la secretaria de Igualdad y Juventud de UGTCyL, Ana Isabel Martín; la directora general de la empresa Audiotec, Ana Espinel y la CEO de la empresa constructora PRIASA, Lucrecia Prieto. El coloquio, celebrado en el Patrio Herreriano de Valladolid, estuvo moderado por el director de contenidos de la Cadena SER, Javier Cuevas.

El secretario general de UGTCyL, Faustino Temprano, durante la inauguración del encuentro, señaló que las diferencias retributivas entre mujeres y hombres, son un hecho histórico, arraigado y persistente en el tiempo. Y lejos de reducirse ha ido agrandándose en los últimos años, manifestó. Denunció la falta de criterios para la valoración de puestos de trabajo y clasificación profesional objetiva, neutral y no sexista. Y estos criterios, señaló,  “son necesarios para garantizar la no discriminación por razón de sexo”.

Ley de Igualdad Salarial

Para Temprano solo legislando adecuadamente las mujeres harán efectivo su derecho fundamental a cobrar lo mismo por trabajos de igual valor. De ahí la necesidad de una Ley de Igualdad Salarial con la que abordar la brecha salarial eficazmente.

Según la última Encuesta de Estructura Salarial publicada por el Instituto Nacional de Estadística de 2016:

• Las mujeres de Castilla y León cobran el 15,1% menos que los hombres en salario/hora normal. Nos encontramos 1 punto por encima de la media estatal.
• Tomando como referencia la ganancia media anual, la brecha es del 23,6%. Es decir, 6.000 euros menos al año.
• La brecha salarial que afecta a 382.400 asalariadas en nuestra Comunidad se ha incrementado en 1,2 puntos respecto al año anterior. Esto la convierte en la más elevada de los últimos 3 años.

Estas diferencias salariales, explicó Temprano, vienen determinadas por la concentración de las mujeres en los sectores peor retribuidos y en las categorías profesionales peor remuneradas.

La maternidad como penalización

En este sentido, hizo referencia a la discriminación de no poder optar a los mismos trabajos. Si las diferencias formativas entre mujeres y hombres se han revertido, ¿por qué no logran optar a las ocupaciones mejor retribuidas en la misma medida que los hombres?

Por un lado la maternidad supone una penalización para las mujeres. Por otro, en algunos de esos sectores mejor retribuidos se premian los alargamientos de jornada, la presencia en el puesto de trabajo o la disponibilidad total
Pues bien, para ir corrigiendo estas situaciones es necesario fomentar la corresponsabilidad y establecer un permiso de paternidad igual al de maternidad.

Consecuencias de la brecha salarial

Menor protección social y mayores dificultades en el acceso a las prestaciones de la Seguridad Social. Tales como cobertura por desempleo, incapacidad temporal, incapacidad permanente o la jubilación.
Los bajos salarios y una menor protección social redundan en un mayor empobrecimiento de las trabajadoras.

La feminización de la pobreza es un fenómeno que va en aumento. La causa está en que las mujeres no participan en la misma medida que los hombres del reparto de la riqueza.

Altavoces contra la discriminación salarial

Las Organizaciones Sindicales somos quienes denunciamos las discriminaciones salariales que soportan las mujeres.
Trabajamos, cada día, en la negociación de convenios colectivos y Planes de Igualdad. A través de ellos intentamos incluir medidas que sirvan para eliminar dichas discriminaciones y favorecer la Igualdad Salarial.

Vamos a seguir trabajando en la Negociación Colectiva y para ello necesitamos una clase empresarial comprometida. Temprano señaló que seguiremos reivindicando la negociación de Planes de Igualdad para las empresas de menos de 250 trabajadores. Estas empresas suponen el grueso de nuestro tejido empresarial.
Pero también es necesario reforzar a la Inspección de Trabajo, tanto en el control como en la imposición de sanciones.

Reconoció que en Castilla y León se ha producido un avance importante a través del proyecto de Ley de Conciliación y contra la Discriminación Salarial, fruto del Diálogo Social y cuya tramitación se está llevando a cabo en las Cortes.

Terminó su intervención citando a la Organización Internacional del Trabajo:

“asegurar que el trabajo llevado a cabo por hombres y mujeres sea valorado adecuadamente y poner fin a la discriminación salarial, es esencial para alcanzar la igualdad de género y constituyen elementos esenciales para el trabajo decente”.

Acceso igualitario a todas las profesiones

Es lo que defendió la secretaria de Igualdad y Juventud de UGTCyL, Ana Isabel Martín, más allá de la existencia o no de una cualificación universitaira y de si se es hombre o mujer.

Reiteró lo señalado por Faustino Temprano en cuanto a la existencia de Planes de Igualdad en todas las empresas. Actualmente solo son obligatorios en las de más de 250 trabajadores, lo que en Castilla y León supone el 2,3% de las empresas. También es necesario, añadió, visibilizar otros aspectos muy preocupantes como es el acoso laboral.

Encuentro sobre Brecha Salarial