Violencia de género. UGTCyL rechaza “todos” los tipos de violencia contra las mujeres

03 Jun Violencia de género. UGTCyL rechaza “todos” los tipos de violencia contra las mujeres

UGTCyL rechaza Ante los últimos casos de violencia ocurridos, presuntamente, por sus parejas en Valladolid, Gran Canaria y Sevilla, y lo acontecido en la empresa IVECO en Madrid, en la que una trabajadora ha decidido acabar con su vida ante el acoso sufrido tras la exposición de un video sexual difundido entre sus compañeros de trabajo, UGT Castilla y León manifiesta su más rotunda condena y repulsa a la violencia que se ejerce sobre las mujeres y sobre sus hijos e hijas.

El machismo mata

La violencia machista constituye una de las más terribles lacras sociales, que atenta contra los derechos humanos y contra el derecho fundamental a la igualdad y no discriminación. En lo que va de año, 21 mujeres han sido asesinadas por hombres maltratadores. Desde 2003 en España hay 995 víctimas del terrorismo machista. En nuestra Comunidad Autónoma han sido 49 las mujeres asesinadas en estos últimos 15 años. Especialmente terrible es la violencia ejercida sobre los niños y las niñas por sus padres maltratadores. Las cifras son escalofriantes, 28 niños y niñas asesinados desde 2013 en España. 244 huérfanos y huérfanas por esta violencia incesante e insoportable.

Estas víctimas son mujeres, niños y niñas asesinadas bajo el lema del machismo que mata, oprime y esclaviza cada día. Víctimas de atentados contra la vida y contra la libertad de las personas, de las mujeres.

Desde UGTCyL reiteramos nuestra denuncia y rotundo rechazo frente a la violencia machista. Entendemos que es un crimen intolerable contra los derechos humanos de las mujeres. Una sinrazón que hace imposible la convivencia democrática, impide el derecho a la igualdad. Nos obliga a vivir en una sociedad injusta. Una sociedad que sufre el golpe de cada asesinato, de cada ausencia, en sus valores y principios de paz, igualdad y libertad.

Muchos tipos de violencia machista

Violencia verbal, psicológica, económica, de maltrato abusivo, laboral, sexual. Son los mimbres del gran cesto que supone la violencia de género. Sabemos que a las mujeres se les asesina en cualquier escenario: la casa, la calle, los centros de enseñanza, en el lugar de trabajo. Hablamos de todas las mujeres, jóvenes o menos jóvenes, de las menos visibles, mujeres mayores, maltratadas y asesinadas. De mujeres con discapacidad psíquica o física, tan aisladas que ni siquiera saben que pueden denunciar, maltratadas y asesinadas. De refugiadas y migrantes, con y sin papeles, maltratadas y asesinadas.

Desde UGT manifestamos que no se puede tolerar ni un asesinato, ni una agresión sexual, ni un acoso más. Pero tampoco que se banalice, se cuestione o justifique cualquier forma de violencia machista hacia las mujeres.

Hay que pasar a los hechos

Ante la gravedad de esta situación reclamamos a las Administraciones Públicas HECHOS, no solo palabras. Exigimos el cumplimiento íntegro y riguroso de las medidas del Pacto de Estado contra la violencia de género. Hay que promover, real y efectivamente, proyectos de sensibilización, información y formación; así como de apoyo, asistencia y atención a las víctimas. Asimismo es inaplazable apostar por una mejor coordinación de todos los agentes implicados en los procesos abiertos por este tipo de violencia. Sin olvidar una aplicación más efectiva de la normativa y de las medidas judiciales destinadas a la protección de las víctimas y la condena de los agresores. Incluyendo, por supuesto, el funcionamiento más eficaz de los órganos jurisdiccionales.

Sabemos que los fuertes recortes en derechos sociales y del gasto público durante los últimos años, y que propició el Gobierno del Partido Popular, han supuesto un retroceso muy importante en el desarrollo de las políticas para la igualdad de género y en la lucha contra la violencia machista; lo que está teniendo una repercusión más que evidente, en el incremento de esta lacra. Se necesita inversión y recursos adecuados y suficientes.

Igualdad en el empleo, fundamental

La violencia de género tiene además una importante implicación en el ámbito laboral. La igualdad en el empleo es un elemento esencial y herramienta imprescindible para luchar contra esta lacra. Garantizar la independencia económica de las mujeres que sufren violencia de género es fundamental para que puedan alejarse de esta situación. Acoso sexual y acoso por razón de sexo son las manifestaciones más evidentes de la violencia contra las mujeres en el ámbito laboral.

Por eso, demandamos la corrección de aquellos déficits que den respuesta a los problemas reales con los que se enfrentan estas mujeres para acceder al ámbito laboral. Así como la implementación de nuevas actuaciones y medidas para la contratación y fomento del empleo de las mujeres víctimas de violencia de género.

Luchar contra “todos” los tipos de violencia contra las mujeres

Frente al acoso sexual y por razón de sexo en el ámbito laboral desde UGTCyL reclamamos la aplicación del Convenio de Estambul sobre prevención y lucha contra “todos” los tipos de violencia contra las mujeres, la puesta en marcha de las recomendaciones de organismos internacionales en esta materia y el apoyo del Gobierno español para la aprobación de un Convenio de la OIT sobre violencia y acoso en el mundo del trabajo.

Desde UGT Castilla y León alzamos la voz contra la violencia sobre las mujeres renovando nuestro compromiso permanente con la erradicación de las consecuencias para las víctimas en el ámbito laboral y social, para lograr que no haya NI UNA MENOS.