UGTCyL reclama que se garantice la prestación de los servicios básicos a los 900.000 habitantes de las zonas rurales

22 Dic UGTCyL reclama que se garantice la prestación de los servicios básicos a los 900.000 habitantes de las zonas rurales

El Secretario General de UGTCyL, Agustín Prieto, ha manifestado en rueda de prensa, en relación con el mapa de las Unidades Básicas de Ordenación y Servicios del Territorio (UBOST), que lo que realmente nos importa “como sindicato, y con una visión progresista de la sociedad,” es que se garantice la prestación de los servicios básicos, que se está llevando a cabo por los ayuntamientos y mancomunidades y por la Junta de Castilla y León, a los 900.000 ciudadanos y ciudadanas que viven en las zonas rurales.

Prieto, que estuvo acompañado por la Secretaria General de FSP-UGTCyL, Carmen Ámez y por el Secretario General de FETE-UGTCyL, Jesús Goicoechea, definió el borrador de las UBOST como una réplica de las zonas básicas de salud, carente de cualquier tipo de homogeneidad, ni en la extensión, ni en la población ni en el número de núcleos que engloba cada una de ellas. En este sentido denunció que de las 176 UBOST diseñadas por el gobierno regional, 103 no tienen ningún tipo de servicio público propio, 28 carecen de centros de salud, 59 no tienen CEAS y 73 carecen de servicios sociales, situación que es muy preocupante.

Manifestó claramente que no debe aprovecharse el nuevo modelo para recortar y/o privatizar servicios públicos porque, desde nuestro punto de vista, añadió, todos los servicios públicos que se están prestando deben de seguir siéndolo tanto en su gestión como en su provisión y, en este sentido, expresó la beligerancia del Sindicato ante cualquier tentación de privatizar los servicios esenciales que se están prestando.

Respuestas dirigidas a las personas, propiciando entornos favorables para que los ciudadanos puedan seguir viviendo en el entorno rural,  para lo que hay que seguir propiciando políticas de desarrollo económico y social con las que eliminar los desequilibrios territoriales, muchos y muy graves, que padecemos en Castilla y León. Porque “más allá de la zonificación geográfica” que se lleve a cabo Prieto destacó que lo realmente nos interesa conocer es el mapa de los servicios públicos esenciales resultante de agrupar a las UBOST.

El máximo dirigente de UGT en Castilla y León añadió que lo que seguimos reivindicando desde el Sindicato es la configuración del mapa de las áreas funcionales estratégicas, áreas con problemas demográficos, económicos y sociales que deben recibir, dentro de un plan plurianual de convergencia, los recursos suficientes para ir eliminando las diferencias existentes en materia de cohesión territorial, económica y social. En este sentido ha reclamado la necesidad de modernizar las infraestructuras, tanto viarias como de telecomunicaciones como paso necesario para el asentamiento de industrias que, a su vez, puedan crear empleo en las zonas rurales y como consecuencia fijar población en ese entorno

Prieto consideró que, en la próxima reforma del Estatuto de Autonomía anunciada en el programa electoral del partido que gobierna nuestra Comunidad, debe quedar claro el papel de las entidades lo0cales en la prestación de determinados servicios, así como la financiación para prestarlos.

Es una magnífica oportunidad para conseguir, desde el rigor y la seriedad, que todos los ciudadanos y ciudadanas que vivan en los entornos rurales de Castilla y León tengan igualdad de oportunidades en el acceso a los servicios públicos.
Por último, Prieto indicó que cualquier medida que se lleve a cabo deberá contar sí o sí con los trabajadores que actualmente se encuentran prestando servicios es ese entorno.

En este sentido sentido abundaron tanto Carmen Ámez como Jesús Goicoechea, Secretarios Generales de FSP-UGTCyL y FETE-UGTCyL, respectivamente.
Ámez reclamó una ordenación del territorio paralela a la ordenación de servicios y criticó que el borrador de las UBOST sea una réplica de las áreas de salud porque éstas no coinciden con las áreas de educación y servicios sociales ya que responden a otra realidad territorial. Además puso de manifiesto la situación de intranquilidad e inseguridad en la que se encuentran los trabajadores vinculados a las 238 mancomunidades ante la nueva configuración territorial.
En cuanto la ámbito educativo, Goicoechea indicó la existencia de 73 unidades sin centros educativos, señalando además que en cuanto a la Educación Secundaria se “consagran los desiertos interiores” mientras que los grandes centros urbanos se convierten en sumideros de los servicios básicos. También advirtió que el diseño impulsado por el gobierno regional puede generar, debido a su complejidad, precariedad en las condiciones laborales de los trabajadores que prestan los servicios públicos.