Unas cuentas públicas estancadas, sin capacidad para recuperar el empleo y los servicios públicos esenciales

15 Oct Unas cuentas públicas estancadas, sin capacidad para recuperar el empleo y los servicios públicos esenciales

Una vez realizado el análisis preliminar sobre el impacto de las líneas generales del Proyecto de Ley aprobado por el Consejo de Gobierno Autonómico, la valoración general de UGT Castilla y León es que los Presupuestos Generales de la Comunidad para 2016 dibujan un escenario de unas cuentas públicas estancadas y sin margen de maniobra para afrontar con garantías los retos de la Comunidad.

Unos presupuestos de arranque de Legislatura “decepcionantes” que ponen de manifiesto su incapacidad para recuperar el empleo, los servicios públicos esenciales, así como combatir los desafíos de la desigualdad y la pobreza. Y que a su vez, constatan que la recuperación de la economía no llega a las cuentas públicas de la Comunidad, como tampoco está llegando al conjunto de los trabajadores y de la inmensa mayoría de la ciudadanía.

Unas cuentas públicas que emiten señales de preocupación al reconocer implícitamente dificultades para cumplir con los objetivos de déficit y de deuda con repercusiones inminentes para no poder acogerse al Fondo de Facilidad Financiera y, que a su vez, abre la puerta a recortes en el gasto público en un futuro próximo, sobre todo si tenemos en cuenta el elevado grado de incertidumbre del actual contexto nacional e internacional.

El escenario macroeconómico reconoce una parálisis en el crecimiento de la economía al situar un 2,7 % del PIB para 2016, cuando en 2015 el dato revisado alcanzará un 2,9 %. El impacto de los presupuestos sobre el empleo será prácticamente nulo al prever un descenso de la tasa de paro de un solo punto con respecto al año anterior, es decir pasará de un 18,8 % a un 17,8 %. A este ritmo los desempleados de la Comunidad tendrían que esperar a 2025 para recuperar una tasa de desempleo similar a 2007, es decir al inicio de la crisis, cuestión que resulta insoportable para el presente y futuro de nuestra Comunidad.

En lo que respecta a los Gastos, para UGT Castilla y León estos presupuestos consolidan los recortes. Con un techo de gasto no financiero que se incrementa un 0,99%, sólo 87 millones € respecto a 2015, a pesar de un cuadro macroeconómico con una previsión de crecimiento del 2,7% del PIB y con un aumento del 2,2 % del Gasto real disponible de las Consejerías para 2016, a pesar de registrar un incremento de 162 millones €, es insufiente al ser inferior al crecimiento previsto y sobre todo por los recortes acumulados entre 2012 y 2015 que alcanzan los 3.150 millones € .

Estos presupuestos, a pesar del incremento de 130 M€, no pueden catalogarse como sociales por su escaso impacto en las Consejerías relacionadas con la Educación, Sanidad y Servicios Sociales que vienen acumulando unos recortes desde el inicio de la crisis de 2.000 Millones de €, con la consiguiente pérdida de empleo y de calidad en la atención.

Con este ritmo presupuestario y la correspondiente política fiscal es prácticamente imposible recuperar el Estado de Bienestar a niveles previos a la crisis. A este respecto debemos decidir si queremos el Estado de Bienestar europeo con una política fiscal adecuada o queremos el modelo de impuestos anglosajón con su modelo social. Ambas cosas son incompatibles.

Desde UGT consideramos que estos ingresos, limitados por la política fiscal emprendida por la Junta en los dos últimos ejercicios, sólo pueden ser entendidos en clave electoral. Y es necesaria una política fiscal diferente. Una política fiscal que permita aumentar los ingresos no financieros para recuperar el gasto en los servicios de bienestar que han sufrido recortes y conseguir una dotación presupuestaria suficiente que los devuelva a niveles previos al inicio de la crisis. Aunque el ritmo recaudatorio aumente por el crecimiento económico, lo cierto es que con el techo de gasto no financiero previsto resulta muy difícil que dicha recuperación ocurra y consideramos que debería hacerse un mayor esfuerzo en el incremento de los ingresos tributarios.

Unas cuentas que, además, contienen enormes contradicciones: insisten en nuevas bajadas de impuestos pero consolidan los recortes en servicios públicos esenciales y no prevén suficientes recursos para luchar contra el paro, la desigualdad y la pobreza y, al mismo tiempo, tampoco aseguran el cumplimiento del objetivo de déficit.

Por lo tanto, con estas cuentas públicas la tan deseada recuperación será muy lenta. Son demasiado restrictivas para generar actividad económica y empleo, provocando, un año más, el efecto contrario: un insuficiente crecimiento, una tasa de paro intolerable y un empobrecimiento de ciudadanos y trabajadores. Se vuelve a perder una oportunidad para asegurar a la sociedad de Castilla y León una verdadera recuperación tanto económica como social.

En próximas fechas UGT presentará un análisis más exhaustivo, incorporando una propuesta fiscal junto con otras medidas en políticas de gasto. A su vez, el sindicato iniciará una ronda de contactos con los Grupos Parlamentarios de Castilla y León.

Noticias Relacionadas