Unos Presupuestos irreales, inaceptables e hipotéticos

22 Oct Unos Presupuestos irreales, inaceptables e hipotéticos

La Secretaria General de FSP-UGTCyL, Carmen Ámez Revuelta ha incidido hoy, en conferencia de prensa para valorar los presupuestos de 2015 para Castilla y León, en dos aspectos, por un lado que para tener unos buenos Servicios Públicos es necesario tener unos Empleados Públicos que estén considerados, defendidos y apoyados por la Administración, además, de que estos Empleados Públicos tengan un trabajo con derechos y un salario digno. Y por otro, que los Empleados Públicos de esta región llevamos ya 5 años con el sueldo congelado tras una bajada de un 5% en el 2010 y un aumento de jornada que también supone una disminución de sus retribuciones.

Se consolida la congelación salarial de los empleados públicos.- Las retribuciones de todo el personal al servicio del sector público (en el más amplio sentido de la palabra) no experimentarán ningún incremento con respecto a las ya vigentes, lo que significa que los salarios de 2015 de los empleados públicos de esta Comunidad estarán por debajo de esos mismos salarios en el año 2007.

Las cuantía de las pagas extraordinarias son las que resultaron publicadas en el RDL 8/2010 (reducción del 5%) y se han mantenido en todas las leyes presupuestarias de la Junta de Castilla y León de 2011-2012-2013-2014.

Ámez ha calificado los Presupuestos de irreales, inaceptables e hipotéticos: los sueldos no crecerán, la pérdida de poder adquisitivo se consolida en los empleados públicos y no son reales porque se miente al hablar de tasas de reposición del 50% y ofertas de empleo público de 1.000 plazas. Se olvida el señor Herrera que existen pendientes de convocar ofertas de empleo público de 2009-2010 y 2011 (554 plazas de enfermería y 311 de médicos de familia) más la oferta de empleo público de consolidación de 2011 (65 plazas de enfermería, 73 de TCAE, 15 de TER y 70 de médicos de familia). Desconocemos si estas plazas están incluidas en la nueva oferta o si la nueva oferta va a morir en el cajón como lo han hecho las anteriores.

Si el Presidente de la Junta de Castilla y León presume de tener las cuentas saneadas y más dinero para el gasto, “uno de sus primeros objetivos sería compensar a sus Empleados Públicos, el pilar más necesario para el mantenimiento de los Servicios Públicos y del estado del bienestar (servicios sociales, sanidad y educación)”, añadió la máxima responsable de la Federación de Servicios Públicos de UGT en Castilla y León.

Es impresentable que se hable de potenciar unidades de Convalecencia sociosanitaria que compartan la Consejería de Sanidad con la Consejería de Familia y del “antojo” del señor Consejero de potenciar las Unidades de Gestión Clínica, cuando hemos asistido a anulaciones de camas, cierres de servicios sanitarios, insuficiencia de servicios sociosanitarios para nuestra población y mediocre ayuda de dependencia a nuestros dependientes.

Ámez, que se ha preguntado dónde queda la calidad de nuestro sistema público cuando no se ha ofertado aún la acreditación de nuestro personal de residencias geriátricas y de ayuda a domicilio, ha exigido al Presidente de la Junta de Castilla y León que repare los derechos sociales y económicos perdidos por los Empleados Públicos de esta Comunidad. Es el momento de devolver el 75 % de la paga extra suprimida en la Navidad de 2012, además de los días de libre disposición asociados a la antigüedad (canosos) que fueron arbitrariamente suprimidos y que ahora están en litigio judicial (que no suponen gasto económico porque no se sustituyen, y sí un aumento de recursos humanos para dar mejor asistencia y de calidad en el sistema público de Castilla y León).

Esto sería, en opinión de Carmen Ámez, la mejor campaña de dignificación del empleado público por parte de la Junta de Castilla y León.