Castilla y León cierra 2017 con mayor precariedad y menor cobertura

03 Ene Castilla y León cierra 2017 con mayor precariedad y menor cobertura

Castilla y León cierra 2017 con mayor precariedad y menor cobertura

Castilla y León ha cerrado el mes de diciembre de 2017 con 162.988 desempleados. 868 menos que en noviembre y 15.198 menos que en diciembre de 2016. Es un mes de diciembre con un descenso del paro ligeramente peor que en años anteriores, sobre todo en Castilla y León. Cerramos 2017 con 54.000 parados más que hace 10 años. Estamos ante una década perdida. Seguimos con mayor precariedad y menor cobertura que en el resto del país

Afiliación a la Seguridad Social

Según los datos de afiliación a la Seguridad Social, terminamos 2017 como la segunda comunidad autónoma con un menor incremento interanual (2,1%). Tomando el periodo diciembre 2011 a diciembre 2017 en España hay 1.230.000 afiliados más, pero en Castilla y León 318 menos. Son los seis años de aplicación de la reforma laboral del PP

Mayor precarización laboral

La precarización laboral es mayor en Castilla y León que en el conjunto del país. Tenemos mayor porcentaje de temporales. Mayor porcentaje de contratos de escasísima duración (días, horas). Mayor porcentaje de contratos doblemente precarios, los temporales a tiempo parcial que en nuestra Comunidad son 4 de cada 10.

Menor cobertura

La precarización también afecta a las personas en desempleo (los datos siempre son del mes anterior). El 54,5% (89.356) de los parados carecen de cobertura. De los que perciben prestaciones, 40.241 lo hacen vía subsidio, renta activa de inserción o programa de activación. Solo 34.259 que perciben una prestación contributiva. Esto implica que la prestación media es cada vez menor. El paro se está cronificando para muchos trabajadores. El 36% de los parados de Castilla y León lleva más de dos años en esa situación. El 20% más de cuatro años, según la última EPA.

Tenemos los mismos problemas que en el conjunto de España, pero en Castilla y León son más intensos.

Reponer derechos

En el nuevo contexto económico y político que se presenta para 2018, reclamamos un verdadero plan de choque para el empleo. Debe garantizarse la protección social, reforzando las prestaciones por desempleo junto a políticas activas de empleo, desde el ámbito público. Además, es preciso reponer los derechos de la clase trabajadora y derogar en su totalidad la reforma laboral de 2012. Sólo ha conseguido degradar las condiciones laborales.

Es imprescindible impulsar la demanda para afianzar el crecimiento económico. Para ello es fundamental que crezcan las rentas del trabajo, desde los salarios hasta las pensiones. Reorientar las políticas económicas con medidas expansivas. Sin olvidar un cambio en la redistribución de la renta que lleve a un reparto de la riqueza más equitativo.

Además, es necesario apostar por un cambio de modelo productivo basado en una política industrial de estado, así como en otros factores que permiten a una economía crecer a medio y largo plazo, en innovación, formación y conocimiento, y que generen empleos de calidad, reduciendo las desigualdades y la pobreza.

Noticias Relacionadas

Share