Descenso estacional, empleo hiperprecario y pérdida de activos alarmante

04 May Descenso estacional, empleo hiperprecario y pérdida de activos alarmante

Los 5.077 parados menos que en el mes de marzo se han registrado en Castilla y León responden claramente a un carácter estacional. En datos interanuales hay 15.297 parados menos que hace un año, sin embargo los datos de afiliación hablan en el último año de 11.060 afiliados a la Seguridad Social en Castilla y León. Estos datos, además de suponer una clara pérdida de población activa reflejan el efecto desánimo existente entre los trabajadores desempleados, que les lleva a borrarse de las listas del ECyL, también indican que somos una de las Comunidades Autónomas donde se genera menos empleo, junto a Cantabria, Asturias y Galicia.

En nuestra Comunidad tenemos mayor precarización laboral que en el conjunto del país con un mayor porcentaje de temporales, de contratos de escasísima duración y un mayor porcentaje de contratos doblemente precarios, temporales y a tiempo parcial.

El 55,8% de las personas desempleadas carecen de cobertura, uno de los porcentajes más altos por Comunidades, y dentro de las prestaciones que se perciben aumentan el subsidio, la renta activa de inserción o el programa de activación frente a las cada vez menos numerosas prestaciones contributivas.

También hay un incremento de los parados de larga duración: 6 de cada 10 lleva más de un año sin empleo y 4 de cada 10 más de dos años, con lo que se puede hablar de cronificación del desempleo de larga duración.

Ante esta situación, para UGT Castilla y León son necesarias cuatro grandes reformas que pasan por un plan de choque por el empleo; una ampliación de la cobertura para los desempleados; la reactivación del contrato relevo para facilitar la contratación de los jóvenes al tiempo que se asegura la cobertura a los desempleados mayores de 55 años y por último, un Plan Industrial que apueste por la industrialización del tejido productivo como motor de la recuperación y la creación de empleo, huyendo de los errores cometidos en los años anteriores a la crisis en los que el empleo se basó en actividades de escaso valor añadido.

Estas reformas son ineludibles y urgentes para conseguir una recuperación económica sostenible, duradera y que llegue al conjunto de la sociedad

Noticias Relacionadas